inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 18 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
31/03/2010 - Ngs Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Alijo de hachis incautado por la Guardia Civil
Cae una banda de "correos humanos"
Ingerían hachís en Marruecos para traerlo a Madrid

Agentes de Policía Nacional han detenido a 15 traficantes de droga de origen rumano dedicados a la introducción en España de hachís procedente de Marruecos, pertenecientes a una red que se servía de 'correos humanos' que ingerían la sustancia estupefaciente, en forma de 'bellotas', en Marruecos, y la trasladaban en el interior de su cuerpo hasta su expulsión en Madrid.

Los agentes han intervenido 1.510 'bellotas' con un peso bruto de 8,7 kilogramos. La investigación se inició cuando los agentes del Grupo de Estupefacientes de la Comisaría de Móstoles descubrieron que un joven rumano podría estar dedicándose a la captación de nacionales de su mismo país. Su objetivo era reclutarlos para que introdujeran en España hachís proveniente de Marruecos.

Tras sucesivas gestiones, los investigadores lograron identificar plenamente a esta persona, presunto responsable y cerebro de la organización en España. También averiguaron que este individuo frecuentaba dos domicilios, uno en Móstoles y otro ubicado en el distrito madrileño de Usera-Villaverde.
En ambas viviendas el trasiego de jóvenes era constante. Además, muchos de ellos, cuando salían de los pisos se introducían precipitadamente en una furgoneta estacionada a la entrada. A continuación, el vehículo abandonaba el lugar en dirección a Andalucía mientras que el 'jefe', desde su turismo, intentaba detectar la presencia policial por las inmediaciones.
Gracias a las gestiones practicadas, los investigadores consiguieron concretar que esta furgoneta retornaba a Madrid, por lo que se establecieron diversos dispositivos de vigilancia y seguimiento sobre la  misma. En el centro de la capital interceptaron este vehículo y constataron que la identidad de varios de los ocupantes coincidía con las de los jóvenes que habían iniciado el viaje con destino a Algeciras y, posteriormente, a Marruecos.

Ante la sospecha de que pudieran portar en su organismo sustancias estupefacientes fueron sometidos a pruebas radiológicas, dando como resultado que los ocho pasajeros alojaban gran cantidad de 'bolas' en el interior de su cuerpo. Tras la expulsión de dichas 'bellotas', se comprobó que se trataba de hachís.

Droga oculta en cajas fuertes
Al día siguiente, con el preceptivo mandamiento judicial, los agentes realizaron la entrada y registro del domicilio de Madrid vinculado a la organización, donde detuvieron a otros cinco jóvenes. En la vivienda, los investigadores hallaron sustancia estupefaciente similar a la que transportaban los detenidos el día anterior. Parte de la droga se encontraba oculta en varias cajas fuertes, entre otros escondites.
Apenas unas horas después fue arrestado en Móstoles el 'cerebro' de la organización, único miembro del grupo al que le constaba una detención por un delito contra la salud pública cometido a mediados del año 2007. En esta misma localidad, los agentes llevaron a cabo otros dos registros de viviendas del grupo.

Este individuo contactaba con distintas personas en Rumanía que reclutaban jóvenes con el pretexto de trabajar en la construcción, una actividad 'pantalla' de la organización. Una vez en España, les alojaban en un piso de Usera y les retiraban el pasaporte, al tiempo que les instaban a trabajar como correos de la droga.

Estos jóvenes viajaban continuamente en la furgoneta hacia Tarifa y Algeciras (Cádiz), y de ahí a Marruecos. Después de ingerir la droga, proporcionada por otros miembros de la organización asentados en el país vecino, regresaban a Madrid, donde expulsaban el hachís que portaban en su cuerpo.

En la operación han sido detenidas quince personas, todas ellas de nacionalidad rumana, entre los que se incluyen el cabecilla del grupo, el conductor de la furgoneta y trece 'correos'. Los agentes han intervenido un total de 1.510 bellotas de hachís con un peso bruto aproximado de 8.705 gramos. El peso de cada 'bellota' podía oscilar entre los seis y los siete gramos.

La organización extremaba notablemente las medidas de seguridad. Así, procuraban que las 'mulas' (personas que transportan droga) salieran de territorio marroquí a distintas horas y cambiaban el modo de transporte aunque antes hubieran viajado de forma conjunta. Además, los pasajeros de un vehículo no tenían por qué coincidir durante todo el trayecto, tratando de este modo desviar la atención de la Policía sobre los individuos investigados.

La investigación fue iniciada por el Grupo de estupefacientes de la Comisaría de Mostolés y desarrollada, de forma conjunta y coordenada, junto al Grupo XV de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid. En el dispositivo de vigilancia también han colaborado efectivos del grupo de seguridad ciudadana de la Comisaría de Usera-Villaverde.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic