inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 25 de septiembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
09/12/2009 - Marta González Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
El alcalde Alberto Ruiz-Gallardón, quiso comprobar in situ la finalización de las obras.
Más zonas verdes y más espacio para el peatón, resultado del fin de las obras de Rafaela Ybarra
Los trabajos han supuesto una inversión de cerca de 6,7 millones de euros con cargo al Fondo Estatal de Inversión Local.

Después de nueve meses de trabajo y de 6,7 millones de euros de inversión, las obras de remodelación de la calle Rafaela Ybarra y de la carretera de Carabanchel a Villaverde han concluido. Así lo quiso comprobar el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, el pasado 2 de diciembre visitando los trabajos realizados en esta zona del distrito. Unos trabajos que han afectado a una superficie de 58.000 m2 , de los que 13.824 corresponden a  aceras. Además, se han instalado 167 nuevos puntos de alumbrado, 20 bancos y más de 500 metros de vallas peatonales; adaptar o crear 52 pasos de peatones, renovar o construir más de 28 kilómetros de redes de servicio, y ampliar el patrimonio verde hasta los 1.161 árboles y los 16.631 arbustos. “El resultado, como en todos los puntos de la ciudad en que actuamos, es un espacio urbano más habitable, más amable, más accesible, más seguro y más sostenible”, señaló el alcalde.

Infraestructuras productivas
Para Gallardón estas obras forman parte de las llamadas “infraestructuras productivas”, ya que facilitan el desarrollo económico y social de la ciudad. Según él, estos trabajos, cuyo objetivo era crear una eficaz conexión entre los distritos de Villaverde y Usera, han supuesto la transformación “de un trazado que, según los tramos, tenía carácter de carretera en un corredor de más de 1,8 kilómetros que facilita la movilidad y permite el paseo”. 

Las obras de la Avenida Rafaela Ybarra han afectado a cerca de 1,5 kilómetros, entre el cruce de la M-40 y la calle de las Mareas, y han permitido desdoblar la calzada, dotándola de dos carriles por sentido, construir aceras de 3 metros de ancho en ambos márgenes y un carril bici de 1,3 metros de longitud. Además, se ha creado una conexión directa, tanto de entrada como de salida, con la M-40 y se han construido diversas glorietas que mejoran el tráfico y la movilidad de todo el viario del entorno.

Por otra parte, los trabajos en la antigua carretera de Carabanchel a Villaverde, entre la glorieta de Butarque y la calle Puebla de Sanabria, han consistido en la creación de un espacio de similares características al de Rafaela Ybarra, incluyendo un aumento de la superficie de las aceras en un 150%.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic