inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 18 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
24/03/2012 - Redacción Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos   10 votos
Ver además...
Los vecinos de la Colonia Marconi siguen solicitando ayuda para acabar con la prostitución en su barrio
El Tribunal Superior de Justicia acaba con el cierre del tráfico en la Colonia Marconi
El Ayuntamiento de Madrid podría volver a restringir el tráfico en la colonia Marconi
Vecinos del entorno de Marconi creen que el cierre de la zona no solucionará los problemas
Desarticulada una red que extorsionaba a prostitutas y proxenetas en Marconi
Desarticulada una organización de proxenetas
Detienen a los proxenetas de Villaverde que controlaban la prostitución en Marconi.
Obligadas a prostituirse, bajo amenazas, en el polígono de la Colonia Marconi
Libera a una niña de 14 años prostituida por su madre y hermanos en Villaverde
Lissavetzky exige soluciones en la Colonia Marconi
Desarticulada una red de explotación sexual de nigerianas en el polígono Marconi
Piden hasta 60 años de cárcel para un clan de proxenetas que tatuaba a las prostitutas
Prostitutas esclavas con código de barras en el polígono Marconi
La Policía desarticula dos clanes rumanos que explotaban sexualmente a mujeres.

La Policía Nacional ha desarticulado en Madrid dos clanes de nacionalidad rumana que explotaban sexualmente a mujeres, a las que tatuaban códigos de barras si intentaban fugarse, y ha detenido a 22 personas, entre ellas los dos cabecillas.

En la operación la Policía ha liberado a una de sus víctimas, una joven rumana de 19 años que permanecía secuestrada en un piso de Valdemoro, por haber intentado escapar y que, además de sufrir golpes y latigazos, fue marcada con un código de barras en el que constaba su deuda con la red y le rasuraron el pelo y las cejas.

Las redes, que obligaban a las mujeres a ejercer la prostitución en el polígono Marconi, en la calle Montera y en diversos clubes de alterne de la región, alquilaban pisos, denominados "tonas", donde se realizaban los servicios y que eran vigilados por algunos de sus miembros para retirar inmediatamente el dinero recaudado a las mujeres. "Maletas", "bultos" o "bicicletas" eran algunos de los términos utilizados por los proxenetas para referirse a las mujeres que tenían bajo su control, ha informado la Policía Nacional en un comunicado.

Los agentes seguían los pasos de un clan, integrado por diversas personas de origen rumano, que obligaban a las mujeres que ejercían la prostitución en el polígono Marconi de Madrid a facilitarles parte de sus ganancias. Este grupo captaba, transportaba y explotaba coactivamente a otras mujeres, algunas de ellas menores de edad, en la calle Montera de la capital y en diversos clubes de la comunidad madrileña.

Con la colaboración de la Policía Municipal de Madrid, se pudo comprobar que los proxenetas se repartían la zona de la calle Montera por sectores donde distribuían a las mujeres y prohibían a otras que ejercieran la prostitución en ese lugar, por el que los proxenetas pagaban un canon en concepto de "alquiler".

El líder en busca y captura

Esta red de proxenetas estaba dirigida por Lancu T., quien tenía en vigor una orden de busca y captura emitida por Rumanía por los mismos delitos. Este hombre contaba con la colaboración de otros hombres y algunas mujeres de confianza que, además de ejercer la prostitución, controlaban al resto. Algunos miembros de la red se dedicaban a otras actividades delictivas como el tráfico de sustancias estupefacientes, hurtos al descuido a los viandantes o a clientes, robos con fuerza o receptación.

Las investigaciones realizadas permitieron la desarticulación de otro clan, también de nacionalidad rumana y liderado por Iulan T., con antecedentes en España por falsificación de documentos, y sobrino del cabecilla de la otra organización. Este último es quien mantenía secuestrada a la joven de 19 años que intentó escapar y su tío, según la Policía, le había aconsejado que la atara con cadenas a un radiador y que no le diera de comer.

Tras tener conocimiento de la situación, los agentes pusieron inmediatamente en marcha un dispositivo policial para rescatar a la mujer y proceder a la detención de todos los miembros de la organización. La mujer, que estaba retenida en un piso de Valdemoro, presentaba múltiples lesiones de diversa consideración, fruto de los golpes y latigazos a los que había sido sometida, así como un código de barras tatuado en su muñeca con la deuda contraída con el clan.

Ocho personas fueron detenidas en el momento de la liberación y, tras realizar registros en otros cuatro domicilios de los dos clanes en Madrid capital y en Getafe, se arrestaron a otras catorce personas. En los registros los agentes intervinieron tres armas de fuego, sables y machetes, unos 140.000 euros, más de la mitad oculto en un doble techo de la casa de uno de los cabecillas, gran cantidad de joyas, cinco vehículos y material electrónico de última generación.









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic