inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 12 de diciembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
09/04/2010 - Marina Osuna Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Una bicicleta blanca recuerda a Matías, la última víctima mortal por atropello en la Avda. Andalucía.
Solicitan bandas sonoras para reducir la siniestralidad en la Avenida de Andalucía
El pasado 19 de marzo un joven ciclista de 17 años fallecía tras ser atropellado por un vehículo en este ‘punto negro’ de la capital.

Un ciclista de 17 años es la última víctima mortal por atropello que incrementa la estadística negra de la Avenida de Andalucía. El suceso ocurrió la noche del pasado 19 de marzo, cerca de la confluencia con la calle Alcocer, cuando Matías circulaba junto a un amigo por la citada Avenida. El fuerte impacto desplazó al joven unos 15 metros y le ocasionó una parada cardiorrespiratoria y severos traumatismos. Según confirmaron fuentes de Emergencias Madrid, a la llegada del Samur, su estado era ya “muy grave”. Los efectivos sanitarios también tuvieron que atender al conductor del vehículo, que presentaba un cuadro de crisis de ansiedad. Este, aunque inicialmente se dio a la fuga, acudía horas más tarde a la Policía para entregarse en compañía de un amigo.

Una vía peligrosa
Durante los dos últimos años la Avenida de Andalucía ha registrado múltiples atropellos saldados con dos fallecidos y otros tres heridos graves. Los vecinos de la zona aseguran que la instalación de semáforos, llevada a cabo hace tiempo, ha contribuido a reducir las cifras de siniestralidad considerablemente, pero lo cierto es que los accidentes no cesan. “Los coches no respetan los límites de velocidad, suelen duplicarlos y, como no hay radares, no tienen miedo a pisar el acelerador”, asegura una vecina. Sin embargo, los que transitan con asiduidad por esta vía, aseguran que los conductores no son los únicos responsables de esta situación. “Los peatones comenten muchas imprudencias, cruzan por donde no deben, confiados; y los ciclistas, que disponen de un carril-bici, muchas veces no lo utilizan”, afirma Tomás, residente de la aledaña calle Anoeta.

Bandas sonoras
Ante esta situación, los vecinos piden soluciones para que no haya más víctimas que lamentar y sugieren al Consistorio la instalación de bandas sonoras que obliguen a los vehículos a respetar los límites de velocidad -50 kilómetros por hora-.

 

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic