inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Miércoles, 23 de enero de 2019
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
08/01/2010 - Almudena Cortés Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Imagen del entorno del Puente de Segovia.
Imagen del nuevo Puente Oblicuo.
Mejor comunicación entre las dos orillas gracias al nuevo tramo de Madrid Río
“Será uno de los lugares preferidos por los madrileños” asegura la concejal del distrito, refiriéndose al inaugurado Salón de Pinos.

Arganzuela ha comenzado el año estrenando una zona verde de 180.000 m2, parte del proyecto Madrid Río. “Se ha pasado del tráfico rodado al tráfico ciclista y peatonal, y de la contaminación a un Salón de Pinos. Hay tres puntos de comunicación entre las dos orillas: el Puente Oblicuo, la presa histórica número 6 y el nuevo puente en “Y,” que hacen posible la comunicación entre los distritos de Latina y Arganzuela”, ha explicado la concejal del distrito, Lola Navarro.
Esta apertura es la continuación de la que se realizó en el mes de diciembre, cuando entró en servicio la zona que se extiende desde el Puente del Rey hasta el Puente de Segovia. 

La pieza central de este nuevo tramo es el Salón de Pinos, un paseo ajardinado que recorre el margen derecho del río y se extiende hacia la izquierda, permitiendo dar un paseo circular pasando de un lado a otro del río, por el norte, a través del Puente Oblicuo y, por el sur, mediante el puente en “Y”. Los niños podrán disfrutar de una zona para ellos, con una serie de juegos que buscan su integración ambiental. 

Mejoras en la comunicación 

Uno de los objetivos de este proyecto es el de unir los barrios hasta ahora separados por el río. Para ello, en primer lugar se ha recuperado como paso peatonal y ciclista el puente que se utilizaba como conexión entre las calzadas interior y exterior de la M-30, que inicialmente se pensó en demoler, pero que al final se ha reconvertido. Este puente, que se denomina provisionalmente como “Oblicuo”, cuenta con un mirador con unas vistas impresionantes de la ciudad.

Por otro lado, se ha recuperado una de las presas históricas, para convertirla en otro paso peatonal, y se ha construido un puente denominado en “Y” por su forma, ya que cuenta con dos brazos que se apoyan en las calles San Ambrosio y San Conrado, en el distrito de Latina, y en la calle Mármol, en Arganzuela. 

En total, casi 200.000 m2 de parque para unos madrileños que han sufrido obras durante años. “Quiero agradecer a los vecinos su paciencia por estos años, pero el resultado ha merecido el esfuerzo”, afirma Navarro.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic