inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Jueves, 21 de noviembre de 2019
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
07/11/2019 - Juan Fernando González Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos

¿QUIÉN MANEJA A LA FISCALÍA?

— Frente a los que quieren aprovecharse de la debilidad del Gobierno en funciones, acosado por los separatistas y la deslealtad europea y los cínicos políticos de derecha y los buenismos populistas españoles,  — Con el presidente del Gobierno

Tal y como yo lo veo

 

 

 

¿Quién maneja a la Fiscalía?

 

— Frente a los que quieren aprovecharse de la debilidad del Gobierno en funciones, acosado por los separatistas y la deslealtad europea y los cínicos políticos de derecha y los buenismos populistas españoles

 

— Con el presidente del Gobierno

 

 

Es bueno, lícito, pertinente y útil para recordar la institución del ministerio Fiscal —quién lo nombra, qué principios rigen su actuación; si sirve para algo...—; pero a estas alturas, armar la que se ha armado por una declaración política en contexto electoral, cuando Europa —de mala fe, ya que si se tratara de ladronzuelos, ya se habrían ejecutado todas las euroórdenes—, parece llamativo —por no cifrarlo de otra manera más cruda—, tan llamativo, que habría que recircunscribir las declaraciones de Sánchez en su punto; máxime cuando eldiario.es informaba esta mañana del colosal plan de ataque al Estado, con el terrorismo, de por medio, de las cartas bomba preparadas para enviar a la policía; máxime, sabiendo todos, lo que han hecho, todos, los Gobiernos, se quejen ahora mucho los fiscales o no; algunos candidatos con poco sentido de Estado, como Casado, se deberían poner de perfil.

 

Serían más honestos con el Estado, dejando el interés electoral, en estos momentos y mejorar, si se puede el Estatuto del Ministerio Fiscal y su aplicación, en otro momento. El rifirrafe electoral nunca justifica el cinismo, de quienes quieren utilizar el ejército para enconar, aún más la tesitura política, con sus declaraciones.

 

Europa no nos va a respetar más por ir de pulcros, obedientes y rectos colegiales. Europa esta tratando de juzgar, en su jurisdicción, es decir, de la jurisdicción que les corresponde a un delincuente huido de la Justicia española, cuyo Tribunal Supremo ya ha dictado y publicado sentencia sobre otros delincuentes con los mismos o menos hechos delictivos que Puigdemont. Y ya se vio para lo que sirvió la fineza de los jueces alemanes —muy demócratas, liberales y justisimos próceres—. Sirvió para envalentonar a los sediciosos, racistas y xenófobos dirigentes de Catalunya, máximos representantes del Estado español en el territorio que pretendían insurreccionar.

 

A ver qué hace, ahora la justicia belga, descendiente de los flamencos del extinto imperio español. ¿Seguirán resentidos? Porque aquí todo el mundo tiene sus motivaciones y sus intereses. Que no vengan a descubrir, ahora, nada nuevo, ni los de fuera, ni los de dentro. La búsqueda de la Justicia no sólo es loable, sino deseable; pero que no vengan los que no se equivocan nunca a leernos la crítica de la razón pura. La pureza, la de los ángeles, que no existen. Los cobardes, los cínicos y los malintencionados sí. Ya está bien. Luego habrá quien se rasgue las vestiduras como ocurrió con Serbia. Vaya, entonces preocupó una Guerra étnica a las puertas de Europa. Y es cruel; pero la historia se repite y, en Catalunya, se está jugando a la revolución.

 

Que no se engañe la Justicia europea, ni los de Amnistía Internacional. Los sediciosos catalanes no les van a dar las gracias. Se revolverán contra ellos, en cuanto les sea útil. Y dentro, otros, esperan el desenlace con fruición, como dejó claro el desleal Aitor Esteban, en el debate electoral, cuando volvió a plantear, no ya la plurinacionalidad española, ya definida en la Constitución, sino la necesidad de reconocer que hay países dentro de España que se quieren ir; como repiten y repiten desde Sabino Arana, pese al planchazo de Ibarretxe. Estos no sueltan nunca la presa, pese a que hay un par de cosas. —y más de un par de cosas— decididas ya, desde 1978: la Monarquía Parlamentaria y el Estado de las autonomías, que no son una estación de tránsito, sino de llegada.

 

Se merecen, todos, una contestación sin ambajes. Por parte del Estado: ya se ha dado con la sentencia del Supremo. Ahora Europa debe respetar a la Justicia española y al socio europeo, Estado español. No le demos argumentos a los independentistas.

 

Las palabras de Sánchez, fueron meras declaraciones políticas en su contexto electoral. El próximo presidente del Gobierno ya tendrá ocasión de seguir llevando a buen puerto la noble, vetusta y curtida nave española, pese a quien pese. Y, en esto, tenemos que estar todos los marinos españoles a una.

 

Juan Fernando

Apriétatelosmachos

 

Madrid, 7 de noviembre de 2019

 

Comentarios: 1
Raúl dijo el 18/11/2019 a las 15:21h.
Me ha gustado lo de "la noble, vetusta y curtida nave española", eso sí, un poco a la deriva y con el casco a punto de romperse en varios pedazos...:)   Avisar al moderador








Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic