inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Miércoles, 20 de junio de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
13/02/2009 - Sara Morales Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
El Pinar de La Elipa es uno de los entornos naturales que hay en el interior de la ciudad.
La muerte de dos perros por envenenamiento, en el Pinar de La Elipa, provoca la alarma
Los veterinarios que han atendido a los perros aseguran que se trata de matarratas de última generación. Los perros lo confunden con su comida.

Cada uno de los vecinos que pasea con su perro por el Pinar de La Elipa conoce la historia. Todos saben lo que le pasó hace unas semanas a la perrita Lola; y temen que vuelva a repetirse.

Ocurrió a finales de enero. Al llegar a casa después de dar una vuelta por el Pinar, como hacía habitualmente junto a su dueña, la perra empezó a encontrarse mal. Al ver que no mejoraba enseguida fue llevada al veterinario donde se comunicó la fatal noticia. Había ingerido veneno. Presumiblemente matarratas. Tenía el hígado destrozado y su cura era imposible. A los pocos días murió.

Al parecer, el animal había comido matarratas de última generación que, “aparentemente es como la comida de perro, y es muy fácil confundirlo” contaba uno de los vecinos junto a su mascota. Además, se trata de un veneno que mata a los cinco días, por lo que detectarlo no es sencillo. 

Según cuentan los asiduos a este entorno natural, “algo están echando en la hierba que los perros están muriendo”. Y es que, el caso de la perrita Lola no ha sido el único desde que comenzó el año. Parece ser que, por esta zona, en lo que va de 2009, han muerto ya tres perros habituales de este parque por envenenamiento. Otra de las vecinas, que paseaba con su Cocker, se remontó al año 2003 y comentó que “no es la primera vez que ocurren casos de estos en el barrio, en la calle San Lamberto también han sido envenenados algunos perros”. 

Los encargados de la limpieza y la jardinería del Pinar aseguran que, por su trabajo, ellos no vierten ninguna sustancia que pueda poner en peligro a las mascotas, y a la flora y fauna natural del parque. Finalmente, solo cabe pensar que se trata de vandalismo, de hechos intencionados, ante lo cual lo único que se puede hacer es tomar precauciones.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic