Aguado entierra la posibilidad de que Vox entre en el Gobierno regional

0
D815iKyWsAI6EgO.jpg

“La instrucción de mi Ejecutiva es muy clara, es que los gobiernos serán (…) si acaso, de coalición entre dos partidos, y eso implica todas las estructuras del Gobierno regional”, ha explicado en una entrevista en la Cadena Cope. A su juicio, Ciudadanos y PP suman “una mayoría lo suficientemente amplia como para poner en marcha un Gobierno estable”, por lo que no quiere ni “tripartitos” ni “fórmulas extrañas”.

Aguado ha apuntado que empezará a hablar “hoy mismo o mañana” con el PP para avanzar las negociaciones de Gobierno a partir de la base del acuerdo alcanzado para el reparto de la Mesa de la Asamblea madrileña, que quedó certificado ayer en la sesión constitutiva de la Cámara. La derecha copó cinco de los siete puestos de la Mesa, con dos para el PP, dos para Ciudadanos -incluida la Presidencia- y uno para Vox, mientras que el PSOE, primera fuerza parlamentaria con 37 escaños, obtuvo los dos sillones restantes.

No obstante, Aguado ha asegurado este miércoles que no llegó a cerrar un pacto con Vox, y que fue al Pleno “sin saber qué iba a suceder”. “Sin llegar a un acuerdo con Vox, Vox tuvo que decidir: o apoyamos al candidato de Ciudadanos (…) o permitimos que sea el presidente del PSOE”, ha señalado Aguado, que ha agradecido al partido de ultraderecha que hiciera “lo correcto”. De hecho, ha agregado, se reunió horas antes de la sesión constitutiva con la candidata de Vox a la presidencia autonómica, Rocío Monasterio, que presentó “un acuerdo global que incluía puestos en la Mesa, que incluía programa de Gobierno y que incluía también puestos en el Gobierno” y que Ciudadanos rechazó.

Monasterio, por su parte, afirmó el martes que había alcanzado un acuerdo con el PP “que incluye las posiciones en la Mesa y por supuesto las posiciones de Gobierno, consejerías, entes… en proporción a los escaños”. Un acuerdo que Aguado afirma desconocer, pero ante el que advierte: “Si se han firmado cosas que contravienen lo acordado -entre Ciudadanos y PP- hará incompatible un Gobierno de Ciudadanos y PP”.

“Yo no voy a entrar en el juego de los vericuetos y los subterfugios que propone Vox”, ha subrayado el candidato naranja, que sólo oye hablar “de sillones” a Monasterio y le ha pedido que sea “responsable” y “coherente”. “Decía que no creía en el Estado autonómico, cómo va a gobernarlo”, ha añadido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here