Brunete representó la única Pasión de Jesús viviente al oeste de Madrid

0
Nazareno 2015 1.jpg

Este fin de semana Brunete se transformó en Jerusalén gracias a la representación teatral “El Nazareno”, la primera y hasta ahora única Pasión Viviente de la zona oeste de Madrid. Fue el tercer año que se celebró esta representación de los últimos días de Jesucristo. Más de 150 vecinos, entre actores y personal técnico, ensayaron durante varios meses para que la representación fuera todo un éxito. El escenario fue la Plaza Mayor de Brunete, la única de estilo arquitectónico herreriano de Madrid y que fue bellamente decorada gracias a una espectacular escenografía teatral, que se integra en el estilo arquitectónido de la Plaza Mayor y la iglesia parroquial.

El objetivo de todos los vecinos, unidos en este proyecto, es expandir una tradición cultural por y para el pueblo, y por ello todos han colaborado desinteresadamente. El Ayuntamiento de Brunete cedió espacios públicos y proporcionado logística e infraestructura para ayudar al proyecto. Por su parte, son muchos los vecinos, comercios y empresas del pueblo que han colaborado altruistamente, realizando donaciones o ayudando en la elaboración del vestuario, la peluquería o las caracterizaciones. Y la empresa Montenegro, ubicada en Brunete y especializada en decorados de cine y televisión, ha donado la mayoría de los decorados, diseñados especialmente para esta representación y que ya han sido colocados en la Plaza Mayor, donde esta noche tendrá lugar un ensayo general.

“El Nazareno” es un complejo evento artístico-religioso por la magnitud del número de actores y decorados que son necesarios. La idea partió del escritor y director de teatro local, Rafael Granizo, quien junto a la también directora de teatro Mariví de la Mata, comenzaron a fraguar en el año 2014 este proyecto al que se fueron sumando el resto de elementos que permitirán que este fin de semana se represente por tercer año esta Pasión Viviente.

A diferencia de las pasiones vivientes de otros municipios, la singularidad de la representación de Brunete es el hecho de que toda la acción se enmarca en el entorno de la Plaza Mayor o que la torre de la Iglesia parroquial sirve de escenario para proyectar famosas pinturas de temática religiosa, que se integran en las diferentes escenas que representan los actores. La obra está creada en formato flash-back y relata los famosos pasajes de la última semana de la vida de Jesús: Las Bienaventuranzas, La Última Cena, La Traición, Pilatos, Herodes, la Crucifixión…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here