CCOO denuncia “presiones” por parte de Educación para realizar pruebas externas

0
DcsE-RXX0AEUEBc.jpg

El número de alumnos y familias que objetan a las “reválidas” LOMCE ha aumentado en toda la Comunidad de Madrid. La objeción, huelga o rechazo a las pruebas ha estado presente en la inmensa mayoría de centros públicos de Madrid y en algunos concertados. El seguimiento ha sido especialmente alto en los institutos de Educación Secundaria y, en algunas zonas, como los distritos de Arganzuela y Vallecas. Con el objetivo de evitar posibles sanciones, CCOO ha facilitado modelos de justificación de ausencias y ha recomendado a las familias que la objeción se realice siempre tras haber recibido información por parte de la dirección y el profesorado del centro sobre la obligatoriedad, finalidad e importancia de dichas pruebas.

El profesorado también ha mostrado su rechazo y, tal y como había solicitado a través de una encuesta abierta, ha contado con la posibilidad de objetar legalmente a las pruebas secundando la huelga convocada por CCOO. “Sin embargo, resulta difícil hacer un seguimiento real de todas las protestas ya que la Consejería no ofrece datos o, manipula los mismos, contabilizando todos los centros de la región y no solo aquellos centros –o aquellos cursos– en los que cada día se desarrollan las pruebas”, denuncian desde el citado sindicato.

“En esta convocatoria, en particular, nos hemos encontrado con un gran número de centros que se han negado a facilitarnos los datos aduciendo que seguían instrucciones de la Consejería. Sobre esta forma de proceder de la Consejería estamos estudiando acciones legales dado que como sindicato convocante tenemos derecho, a nuestro juicio, a conocer el seguimiento de la convocatoria y el número de huelguistas”.

En el caso de la huelga el seguimiento ha sido moderado, entre otras razones esgrimidas por la organización, por las presiones ejercidas por la Consejería sobre los docentes y equipos directivos. “CCOO valora positivamente el notable incremento del rechazo social ante unas pruebas que fragmentan de manera absurda el conocimiento y estandarizan y segregan al alumnado y a los centros. Por todo ello y, sobre todo, por su planteamiento antipedagógico y desprovisto de rigor técnico y científico, y por despreciar también el trabajo real de los centros y no tener en cuenta la evolución y características propias de cada alumno, a quienes se considera como productos, CCOO seguirá trabajando para la eliminación de las “reválidas” y la derogación de la LOMCE que tanto daño están haciendo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here