inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 10 de diciembre de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
08/12/2018 - redacción Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Audiencia Provincial de Madrid (EFE)
Condena de 7 años de prisión por asaltar la casa del padre del doctor Frade
La Audiencia de Madrid ha condenado a 7 años de cárcel a los dos hombres que asaltaron, simulando ser técnicos de Hacienda, la casa del padre del médico Ignacio Frade -cuyo testimonio reabrió el caso Meño-, en la que retuvieron al anciano, a una empleada y al doctor, a quien también agredieron.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, la Sección Segunda de la Audiencia ha impuesto esta condena a Juan de Dios R.G. y a Juan José M.P. por los delitos de robo con violencia y lesiones, frente a los nueve años y nueve meses que pedía la Fiscalía. La Sala también les ha condenado a indemnizar al doctor (su padre murió) con 13.500 euros, y a la empleada con 15.000 euros, por las lesiones y secuelas causadas.

Sin embargo, los ha absuelto de un delito de detención ilegal porque el tiempo que retuvieron al padre del médico y a su empleada fue solamente el necesario para la comisión de los robos, y porque la disposición en que dejaron a las víctimas al huir fue idónea "para liberarse prontamente". Fue el 11 de abril de 2016 cuando los acusados asaltaron la casa del padre del cirujano plástico Ignacio Frade, que saltó a la fama porque su testimonio consiguió reabrir el caso de Antonio Meño, un joven que se sometió a una rinoplastia en 1989 tras la cual quedó 23 años en estado vegetativo hasta que murió.

Para ello se hicieron pasar por funcionarios de Hacienda y consiguieron entrar en el domicilio de Frade. Allí, según considera probado el tribunal, ataron de pies y manos al padre del doctor y a su empleada y les pidieron las llaves de la caja fuerte y documentación de Hacienda del doctor.

Lo hicieron "de común acuerdo" y "con el ánimo de lucrarse", dice la sentencia, y aunque en el juicio el propio doctor Frade insistió en que detrás de ellos podía esconderse un tercero, autor intelectual del delito, que nunca se identificó. "Todos sabemos quién es esa tercera persona", aseguró el médico, que añadió que esa persona sería quien habría facilitado cierta información a los "sicarios que de otra manera no podrían saber".

Los acusados, al no encontrar los documentos, permanecieron en la vivienda hasta la llegada de Ignacio Frade, al que golpearon, dejaron inconsciente y también ataron. En el asalto, robaron documentación personal de la familia y dos teléfonos móviles. La sentencia recuerda que el doctor sufrió heridas en el cráneo, contusiones en los brazos y varios hematomas, mientras que la empleada doméstica sufrió un estado de ansiedad agudo "con desorientación y pérdida del sentido de la realidad", además de contusiones en ambas muñecas, tobillos y en la mandíbulas.

En el juicio, ambos acusados reconocieron los hechos, dijeron que lo hicieron "sin maldad" y su defensa solicitó la atenuante de "confesión tardía", pero la Sala lo ha rechazado al entender que dicha confesión no contribuyó a esclarecer las sospechas fundadas sobre si hubo o no otras personas implicadas en los hechos.

Tampoco aprecia la atenuante de drogadicción, solicitada por el abogado de Juan de Dios R.G. porque en este caso, el consumo de drogas no fue el "elemento desencadenante del delito". Y rechaza la petición de la Fiscalía y de la acusación particular, ejercida por el doctor Frade, de aplicar la agravante de reincidencia en base a una anterior condena por tenencia ilícita de armas.

Premios Portada
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic