Detenida una enfermera por utilizar tarjetas bancarias de sus pacientes para hacer compras

0
doctor-563428_1920.jpg

Agentes de la Policía Nacional han llevado a cabo una investigación que ha culminado con la detención de una mujer como presunta autora de varios delitos de hurto, estafa y usurpación de identidad. La detenida trabajaba como auxiliar de enfermería en domicilios, residencias y hospitales, donde asistía a personas que necesitaban atención sanitaria extra. Tenía acceso a las tarjetas bancarias de sus pacientes, -personas de edad con alguna enfermedad o discapacidad-, que posteriormente eran utilizadas para realizar compras, llegando a estafar más de 13.000 euros.

La investigación comenzó a principios del presente año. Los agentes descubrieron diversos movimientos bancarios fraudulentos con tarjetas bancarias de personas que se encontraban internas en residencias o en centros hospitalarios. En algunos casos, familiares de los enfermos también denunciaron que habían sustraído joyas y dinero en efectivo del interior de sus domicilios.

 

Enviaba los objetos comprados a casa de sus familiares

El “modus operandi” utilizado por la detenida consistía en localizar a personas de edad o con alguna discapacidad en los centros médicos en los que trabajaba. Tras ganarse su confianza comprobaba que estas personas se encontraban solas o no recibían visitas con frecuencia, lo que le facilitaba su actividad delictiva. La detenida obtenía los datos de las tarjetas bancarias de sus pacientes y posteriormente realizaba compras por internet, facilitando como lugar de entrega el domicilio de familiares para dificultar su identificación y localización.

 

Vacaciones en la playa pagadas por sus víctimas

La mayor parte de las compras realizadas de manera fraudulenta -ropa de marca, caros perfumes, móviles de alta gama- permitían tener un alto nivel de vida a la detenida. Incluso llegó a reservar una semana de vacaciones en un apartamento de la Costa del Sol con la tarjeta de un paciente. Tras varias semanas de investigación, los agentes centraron sus sospechas en una auxiliar de enfermería que trabaja en todos los lugares -residencias, hospitales y domicilios- donde se encontraban los denunciantes.

A principios del mes de junio la trabajadora fue detenida y puesta a disposición judicial, aunque la investigación continúa abierta ya que no se descarta la existencia de nuevas víctimas. Queda acreditado que la detenida venía actuando al menos desde el mes de octubre del 2017 y durante ese periodo de tiempo fue responsable de 11 hechos ilícitos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here