El fraude de la televisión por cable

0

Agentes de la Policía Nacional han imputado a 91 hosteleros de diferentes provincias españolas un delito contra la propiedad intelectual y/o defraudación de las telecomunicaciones. La investigación se inició a raíz de las denuncias presentadas por una productora de televisión. Los agentes procedieron a la investigación en dos fases de 168 establecimientos, entre ellos bares, cafeterías, restaurantes y cervecerías, en los que se reproducía una señal de televisión destinada a uso doméstico.

El uso fraudulento se cometía al utilizar en estos locales las tarjetas inteligentes del canal afectado o la señal de televisión facilitada para su uso en domicilios particulares por operadores de cable. Esta señal está destinada a un uso residencial y se prohíbe expresamente el uso de la misma fuera de dicho ámbito.
 
La empresa defraudada dispone de un contrato específico para habilitar a los responsables de dichos establecimientos a emitir contenidos con una señal diferenciada y distinguida por un logo especial. El precio de acceso a dicha modalidad es superior al de los contratos para uso residencial. La emisión de esa señal vulnera los derechos de los legítimos titulares al hacer un uso fraudulento.
 
Con esta actividad se estaba ocasionando un importante perjuicio patrimonial a los titulares de la empresa de comunicación y a los responsables de las mercantiles que distribuyen el canal citado por cable. Además, incide de manera negativa sobre la imagen de la empresa afectada.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here