Denuncian que el Hospital del Sureste denegó ingreso y respirador a una anciana

0
Hospital Sureste respirador
Comunidad Madrid

La familia de la víctima denuncian que el Hospital del Sureste denegó ingreso y respirador a la mujer durante el pico de la pandemia

Una familia ha denunciado públicamente que el Hospital del Sureste denegó el ingreso y hasta un respirador a una anciana procedente de una residencia de Rivas-Vaciamadrid por su edad y grado de dependencia. Así lo ha denunciado a Europa Press la hija de la fallecida. Ésta y su esposo residían en un centro que intervino la Comunidad de Madrid debido al alto número de muertes. Los allegados del matrimonio no tienen quejas del geriátrico, sí de la asistencia del centro hospitalario.

Según ha explicado la hija de los ancianos, el padre enfermó con síntomas compatibles con el coronavirus el 19 de marzo. Se le evacuó al hospital del Henares y una vez allí le realizaron todas las pruebas oportunas durante seis horas, siendo ingresado. Dos días después comenzó a manifestar síntomas la mujer. No obstante dio la circunstancia de que el complejo hospitalario ya no aceptaba traslados desde la residencia.

“Entonces me fui para allí y la llevé en mi coche al hospital. Cuando llegué allí me dijeron que mi madre no tenía derecho a un respirador porque era mayor de 70 años y por sus patologías. Solo le hicieron una radiografía de tórax y no le pusieron ni una vía. Le dieron una gafas con oxígeno y la mandaron a un box. A mí me echaron a las dos horas; el hospital era un caos”, ha relatado.

 

El alcalde de Rivas medió

Días después, un responsable del hospital llamó a la familia para comunicarle su intención de dar el alta al matrimonio. Ello a pesar de que la residencia les había comunicado que no aceptaban de vuelta a enfermos de coronavirus. Entonces, su hija comenzó a llamar a muchas puertas hasta llegar al alcalde de Rivas-Vaciamadrid, Pedro del Cura. Éste consiguió que sus padres continuaran en el hospital una semana más.

Ambos fueron dados de alta el 30 de marzo, “a pesar de que no estaban del todo bien y sin ponerse en contacto con la familia”. Fueron enviados directamente a Geriatrel de Rivas, que ya tenía adecuada la residencia para contagiados de coronavirus. Tres días después, a la anciana le volvió la fiebre, por lo que intentaron trasladarla de nuevo sin éxito al hospital del Sureste.

 

Falleció la mujer el 3 de abril

Por ello, comenzaron a darle morfina y la mujer falleció la madrugada del 3 de abril. “Yo ya no podía llevarla de nuevo en mi coche al hospital porque dependía constantemente de una bombona de oxígeno y podía morirse en el camino”, lamenta su hija. La anciana fue incinerada en la madrugada del 14 de abril en el tanatorio de San Fernando de Henares.

El marido, en cambio, logró doblegar a la enfermedad aunque el hecho de ver morir a su mujer y no poderse despedirse de ella le afectó psicológicamente y amenazó con quitarse la vida. Por ello, la familia decidió trasladarle a su casa, donde se ha recuperado totalmente de la enfermedad. “Mi padre no podía pasar el duelo todo el día entre cuatro paredes sin poder salir”, ha explicado su hija.

Sus familiares no tuvieron en ningún momento miedo de contraer la enfermedad por tenerle en su casa. “Me daba igual. Ya había perdido a mi madre y no quería perderle también a él. Se ha recuperado y a finales de abril dio negativo de coronavirus”, asegura la denunciante. Ésta se va a poner en contacto con la Plataforma de Afectados por la Pandemia para que llegue a los tribunales este y otros casos similares de denegación de hospitalización de usuarios de residencias en el pico de la pandemia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here