Denuncia insultos y amenazas por llevar una bandera LGTBI durante las caceroladas

0
insultos LGTBI caceroladas

Un individuo fue objeto de insultos y amenazas por salir a la calle portando una bandera LGTBI sobre las 21:00 horas, coincidiendo con las caceroladas

Un joven ha denunciado que durante la noche del lunes 18 de mayo fue víctima de insultos homófobos por pasear con una bandera LGTBI por una calle del madrileño distrito de Arganzuela durante las caceroladas. La víctima ha relatado los hechos a través de las redes sociales. “Solo he salido a mi calle con la bandera en el Día contra la #LGBTIfobia, sonriendo, sin más. He recibido insultos, amenazas, incluso se ha llegado al contacto físico. Nadie me ha preguntado nada, solo he recibido odio y una cacerolada hacía mí”, publicó en Twitter el individuo.

El suceso tuvo lugar en la calle Juan Duque sobre las 21:00 horas, coincidiendo así con la cacerolada que se desarrolla en distintos puntos de la capital contra el Gobierno de Pedro Sánchez. “En un momento me he visto rodeado de personas en mi contra, repito que nadie me ha preguntado nada sobre mis ideología. He pasado miedo al verme así, bastante. Menos mal que dos vecinos han bajado para que no esté solo, una de ellas una chica con la bandera del Orgullo Bisexual”.

La Policía medió

“Después de prácticamente huir de ese grupo de personas un señor ha seguido insistiendo y en momento ha llegado la Policía. Dos coches cortando la calle. Me temía lo peor, pero desde aquí quiero agradecer de todo corazón a la agente que ha mediado”, ha explicado a través de las redes sociales la víctima.

Llegados a este punto, el joven señala que la uniformada increpó a su vez al varón que le instigaba, indicándole que si le ofendía la bandera LGTBI era “problema suyo”. Asimismo, el joven informó de que no había hecho nada que pudiese ofender. “Nunca hay que odiar a nadie, ahora incluso menos. No he podido aguantar las lágrimas”, explicaba la víctima. Fueron los propios agentes quienes le animaron a denunciar la situación.

No obstante, debido a que no se pudo identificar a nadie, el joven no pudo presentar la correspondiente demanda.  “Las miradas de complicidad han hecho que volviese a emocionarme. Gracias a los vecinos que me han ayudado, a todos los que me han dedicado algo de cariño. Gracias a los dos agentes de Policía y a todos por el apoyo que estoy recibiendo, porque jamás me podía imaginar que hoy iba a vivir tanta homofobia en la puerta de mi casa”, concluía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here