El PP se ve con margen para que Ayuso vaya a la investidura el 10 de julio

0
D-e4YogXYAIgO9X.jpg

El candidato de Ciudadanos, Ignacio Aguado, también espera que esa sesión pueda convertirse “en un pleno con candidato” a través de un pacto entre su formación y el PP, pero Ayuso no podrá ser investida sin los votos de Vox, que se ha refrendado en su postura de no apoyarla mientras los tres partidos no firmen un programa único de Gobierno. Las negociaciones entre PP, Ciudadanos y Vox siguen bloqueadas después de que el presidente de la Asamblea, Juan Trinidad, de Ciudadanos, anunciara el pasado martes la convocatoria de un pleno sin candidato el 10 de julio.

Lo hizo al concluir su ronda de contactos con los grupos parlamentarios y tras constatar que ni Ayuso ni el otro aspirante que se había postulado, el socialista Ángel Gabilondo, tienen una mayoría suficiente. No obstante, si antes del 10 de julio alguno consigue reunir los apoyos suficientes, tendría la oportunidad de someterse a una votación de investidura. Esa es la vía que ha defendido este miércoles la vicesecretaria de Acción Sectorial del PP de Madrid, Ana Camins, quien ha asegurado que “hay tiempo para reconvertir” la “no investidura” en un pleno donde se proponga el nombre de Ayuso.

Para que salga adelante la investidura de un candidato es necesaria la mayoría absoluta en la primera votación o una mayoría simple en la segunda, es decir, más votos a favor que en contra. Y, para alcanzar la mayoría absoluta, el PP, que tiene 30 escaños, necesitaría los 26 de Ciudadanos y los 12 de Vox.

Según Camins, el PP ya tiene “muy avanzado” un “documento programático” con Ciudadanos, y cree que el “programa único” a tres bandas propuesto por Vox la semana pasada, que incluye algunas exigencias polémicas como “suprimir las ayudas a los inmigrantes ilegales” y derogar artículos de las leyes LTGBI, tiene “líneas generales que se pueden asumir perfectamente”.

Aguado ha dicho estar “muy cerca” del acuerdo con el PP, pero ha insistido en su negativa a negociar con Vox, y le ha instado a “construir y no destruir”. Fuentes de Vox han señalado que prestar su respaldo a Ayuso sin un pacto firmado a tres bandas “sería regalar los votos a cambio de nada, y eso no se va a hacer”.

“Es imposible asegurar que se cumplan las medidas que exige Vox a cambio de sus votos si parte del Gobierno que tiene que implementarlas ni siquiera es capaz de sentarse a hablar”, han comentado las mismas fuentes en referencia a Ciudadanos. Con candidato o sin él, una investidura fallida el 10 de julio echaría a andar el plazo de dos meses tras los que, si nadie la consigue, se convocarían nuevas elecciones.

Por otro lado, el bloque de la izquierda ha lamentado que se convoque una investidura sin candidato pese a que Gabilondo, ganador de las elecciones con 37 escaños, contaba con los apoyos de Más Madrid (20) y Unidas Podemos (7), sumando un total de 64, a sólo tres de la mayoría absoluta. Gabilondo ha apuntado que, si bien reconoce la “discrecionalidad” que corresponde al presidente de la Asamblea, su decisión parece alinearse con su partido, lo que invita a pensar que ha habido “cierta arbitrariedad”.

“Me preocupa que esto sea una demora de tiempos para buscar un acuerdo entre Ciudadanos, PP y Vox”, ha apuntado. Además, ha criticado a Ciudadanos por decir que el PP es su socio privilegiado cuando, en su opinión, es realmente “su socio exclusivo, porque no quiere hablar con nadie más”. Por parte de Más Madrid, el diputado Pablo Gómez Perpinyà ha acusado al presidente de la Asamblea de “estrangular hasta prácticamente el incumplimiento flagrante” el reglamento y haber hecho una lectura “muy interesada” de la normativa para “favorecer a sus propios planteamientos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here