La URJC y Celera desarrollan un respirador de bajo coste

0
respirador URJC
URJC

El respirador desarrollado por la URJC y Celera podría fabricarse en serie en los próximos días, variando el coste del ventilador médico entre los 5.000 y 20.000 euros.

La Universidad Rey Juan Carlos (URJC) y el programa Celera han desarrollado un respirador de bajo coste que se puede reproducir a escala. El dispositivo cuenta con dos características fundamentales: “seguridad para el paciente y disponibilidad de componentes”. De ello ha informado la institución educativa en un comunicado sobre Open Ventilator.

Según las mismas fuentes, el ventilador médico podría empezar a fabricarse en serie en los próximos días a un precio muy reducido. En concreto, el coste varía desde los 5.000 a los 20.000 euros. The Open Ventilator puede ser producido en serie con las herramientas que se encuentran habitualmente en cualquier taller mecánico; no precisándose siquiera de impresión 3D. “Para ello es imprescindible que su uso sea aprobado por la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios”, explican desde la URJC.

Como fase previa al ensayo, se realizaron con éxito las primeras pruebas para dar seguridad al paciente, y calidad y robustez al dispositivo. Han tenido lugar en el animalario de la Facultad de Ciencias de la Salud en el Campus de Alcorcón, de la URJC. “Con estas pruebas, se ha podido verificar el cumplimiento de las especificaciones técnicas publicadas por el Gobierno del Reino Unido, tras la declaración de la Pandemia del COVID-19”.

 

Cuenta con las alarmas y sensores pertinentes

El proyecto es idea de Javier González, egresado de la URJC en Ingeniería de Materiales, que también ha sido el responsable del diseño del respirador. Igualmente, en el desarrollo ha participado un equipo formado por ingenieros de materiales, biomédicos, de robótica, tecnología electrónica y médicos de la FCS. Junto a ellos, también ha intervenido un grupo de jóvenes con talento reunido por la aceleradora de ideas Celera. González ha señalado que “este proyecto surge como respuesta a la ausencia de ventiladores en cuantía suficiente para atender a todos los afectados por la pandemia del COVID-19”.

El responsable del equipo médico del proyecto, Javier Asensio, ha indicado que “este dispositivo permite regular la presión y el volumen respiratorios; mantener una presión positiva al final de la espiración; y controlar los parámetros básicos para una adecuada ventilación mecánica”. Cuenta con las alarmas y sensores pertinentes para la correcta monitorización del paciente y del funcionamiento del sistema.

La Comunidad de Madrid cuenta con 20.516 camas en hospitales y tan solo 1.172 camas en UCIs. Medidas tomadas recientemente, como la de aumentar la capacidad asistencial del sistema sanitario con 5.500 nuevas camas en IFEMA, alivian la demanda a la que los hospitales madrileños deberán hacer frente en los próximos días. Sin embargo, el gran reto para salvar vidas sigue siendo aumentar el número de respiradores artificiales disponibles. Por eso, ante las predicciones acerca del colapso del sistema sanitario, The Open Ventilator ha adoptado el lema de Alan Kay “El mejor modo de predecir el futuro es inventarlo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here