inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Miércoles, 14 de noviembre de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
17/02/2011 - Sara Morales Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Se pone fin a una red de narcos

Ha sido desarticulada, por la Policía Nacional, una organización de narcos que subcontrataban sus servicios a otros traficantes. Se encargaban de gestionar la recepción en nuestro país de importantes cantidades de cocaína remitida desde Sudamérica en contenedores por el procedimiento del “gancho ciego”. En la operación han sido intervenidos cincuenta kilos de cocaína que llegaron a nuestro país camuflados en un cargamento de gambas congeladas procedentes de Sudamérica. 

Las investigaciones, iniciadas a finales de 2009, se centraron sobre un grupo formado por españoles, asentado en Madrid capital y en las localidades de Torrejón de Ardoz y Alcalá de Henares, dedicado a proporcionar infraestructura a narcotraficantes sudamericanos para la introducción de cocaína en España. La organización ofrecía sus servicios a “clientes”, proporcionándoles varias vías de entrada a través de los puertos de Marín y Algeciras.

La droga llegaría hasta nuestras costas camuflada entre mercancías legales y empleando el procedimiento del “gancho ciego”. Esta modalidad consiste en fracturar los precintos de los contenedores en los puertos de origen, introducir el estupefaciente en su interior y sustituir los elementos de cierre por otros nuevos. 

Un locutorio como centro de operaciones
Los investigadores lograron identificar a los integrantes del grupo, cada uno con una función muy delimitada. Entre ellos estaban el enlace con los traficantes colombianos en nuestro país, el encargado de facilitar las diferentes vías de entrada de los contenedores, y también un policía local de Torrejón de Ardoz, que se encargaba de garantizar la seguridad de los miembros del grupo de cara a una posible intervención policial.

El grupo desarticulado utilizaba un locutorio de Madrid como centro de operaciones. No sólo servía de centro de reuniones ya que también se utilizaba como base de operaciones para entregar las sustancia estupefaciente. La llegada de un nuevo cargamento de cocaína oculto en un contenedor con destino al Puerto de Marín obligó a los miembros del grupo a intensificar los preparativos para transportar el estupefaciente. Asimismo, los investigadores averiguaron que la entrega de la droga se iba a realizar en las inmediaciones del locutorio con el objetivo de comprobar la calidad de la mercancía antes de entregársela a los responsables de la organización.

El dispositivo policial desplegado en las inmediaciones del local y en los domicilios de los investigados culminó con el arresto de ocho personas. En total se han intervenido 50 kilos de cocaína 150.000 euros en efectivo, tres pistolas, 6 vehículos, teléfonos móviles y abundante documentación. La operación, que continúa abierta, ha sido realizada por agentes de la Brigada Central de Estupefacientes de la Comisaría General de Policía Judicial, que han contado con la colaboración del Grupo de Respuesta Especial al Crimen Organizado (GRECO) de Galicia, de la Comisaría de Alcalá de Henares y de la agencia Tributaria. Además han contado con el apoyo de la Comisaría de Policía Local de Torrejón de Ardoz y de la Consejería de Seguridad del ayuntamiento de la localidad.

 
 

 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic