Se suicida tras viralizarse un vídeo suyo de contenido sexual entre sus compañeros de trabajo

0
iveco.jpg

La fallecida, Verónica, casada y con dos hijos -de 9 meses y 4 años-, estaba preocupada por lo que opinaría su esposo al ver las imágenes, algo que hizo el viernes. En ese momento, la afectada padeció una crisis de ansiedad; un día después, su cuerpo apareció ahorcado en su domicilio en Alcalá de Henares. 

Verónica trabajaba en una fábrica de automoción de Iveco -en el municipio de San Fernando de Henares-. Había mantenido una relación con un compañero de trabajo hacía cinco años, cuando ella aún no se había casado. Después de negarse a volver con él, el empleado envió un vídeo con contenido sexual en el que aparece ella sola. Eso tuvo lugar el lunes de la pasada semana, aunque la afectada no tuvo conocimiento de ello hasta el miércoles. 

La principal preocupación de Verónica era que su marido conociera el contenido de la grabación, lo que sucedió el viernes. Los nervios hicieron que a la mujer le diese un ataque de ansiedad, teniéndola que acompañar una compañera a su domicilio. La presión fue tan grande que al día siguiente decidió quitarse la vida. La plantilla de la compañía en la que trabajaba Verónica ha protagonizado varias concentraciones para manifestar su indignación ante lo que tuvo que pasar la empleada. 

La mujer informó de los hechos a la compañía, que consideró que se trataba de un asunto personal y no de ámbito laboral, por lo que más allá de recomendarle que denunciase, desde la entidad no tomaron ninguna medida. En este sentido, el sindicato de CCOO ha anunciado que llevará el caso a los tribunales por no ponerse en marcha el protocolo de actuación frente a un caso de acoso sexual y al entender que “su inacción ha sido un factor decisivo en el lamentable resultado del fallecimiento de nuestra compañera”.

IVECO explica que departamento de Recursos Humanos instaron a Verónica a que denunciara, y que incluso le ofrecieron cambiarse de planta o darse de baja, pero aseguraron que ella “rechazó todas las ofertas”. Sin embargo, nadie ha podido confirmar que esto sea verdad.

Paralelamente, la Policía Nacional investiga todo lo ocurrido en torno al suicidio de Verónica. Los expertos coinciden en señalar a los difusores del vídeo como supuestos autores de un delito de revelación de secretos; en este ámbito se incluirían tanto para la primera persona que compartió el contenido como a las que le siguieron. Así se desgrana en el Artículo 197.7 del Código Penal, en referencia a la comisión del delito de revelación de secretos. “Todo el que, sin autorización de la persona afectada, difunda revele o ceda a terceros imágenes o grabaciones audiovisuales de aquella, que hubiera obtenido con su anuencia, cuando la divulgación menoscabe gravemente la intimidad personal…”. 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here