inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 20 de noviembre de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
13/03/2007 - Marta González Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Bocados de placer
La celebración de INTERSICOP ha vuelto al Ifema después de cuatro años de ausencia. Panes, bombones, helados y pizzas (principal novedad de esta edición) han convertido esta feria en la más “rica” del año.

Una alimentación sana no está reñida con el pan, algún bollo o incluso un bombón de vez en cuando. Un consumo moderado siempre es saludable y los que hayan visitado el Salón Internacional de la Panadería, Confitería e Industrias Afines, INTERSICOP 2007, lo han podido comprobar de primera mano. Una feria que deja buen sabor de boca pues los empresarios y profesionales de esta industria proponen un “menú” especial a base de cientos de variedades de panes, pizzas -que saben a restaurantes de Buenos Aires o de Roma-, helados italianos, bocadillos con todo tipo de sabores y formatos, y un largo etcétera lleno de sandwiches, bollería y confitería. La primera jornada, celebrada el sábado 10 de marzo, comenzó con un encuentro ameno con famosos, demostrando sus habilidades elaborando bocadillos creativos, dentro del área temática Madrid Dulce Fusión. Las jóvenes promesas del sector del chocolate presentaron sus obras artísticas realizadas con este dulce en la celebración del Worl Chocolate Masters. Un acto sugerente, lleno de color y de mucho chocolate blanco, negro, con leche y con formas creativas basadas en mitos y leyendas nacionales como Don Quijote, las meigas, la leyenda de San Jorge, o el propio Miguel Induráin. La muestra fue conducida por el presentador de televisión Jordi Estadella y contó con la presencia del mejor maestro artesano pastelero de Europa 1990, Francisco Torreblanca.

Las pizzas y los bocadillos fueron los protagonistas de excepción suscitando gran interés por parte de los visitantes, que tuvieron oportunidad de saborear y degustar muchas de las preparaciones de los maestros. Además un concurso para premiar el mejor chocolate con churros o mostrar la mayor Coca Mediterránea hecha en Madrid con 26 metros de longitud, fueron otros de los actos originales de esta feria. Sin olvidarnos del pase de modelos con sombreros realizados con pan de la mano de la Escuela Panadera de Madrid, de CANAIMPA (Cámara Nacional de Industria Panificadora y Similares de México) y de Candela Cort, que acudió con panes de Viena La Baguette. En esta octava edición otra de las principales novedades fue la de Julio Blanco, de la Pastelería Pomme Sucre, con sus innovaciones en torno a chupa chups fluidos y bombones al agua y al humo. En resumen, durante estos días los vistantes han podido ver, oler y probar manjares como bombones voladores, panes de diseño, panettones, postres dietéticos y refrescantes, pasteles en vasos o pastelería fantástica. El próximo año no se la pueden perder. Tengan por seguro que se llevarán un buen sabor de boca...

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic