inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 16 de septiembre de 2019
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
09/07/2019 - Julio de la Fuente Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos

Condenan al ‘ángel de la muerte’

La Audiencia de Madrid ha condenado a 20 años de prisión a Beatriz L.D, la auxiliar de enfermería del hospital de Alcalá de Henares que un jurado popular consideró culpable del asesinato en el 2017 de una anciana a la que inyectó gas en las venas.

Según el fallo, con la elevada cantidad de gas detectada queda excluida “a todas luces” la hipótesis de que se tratara de un accidente y se ha probado también que se aprovechó de la “situación de indefensión prácticamente absoluta” de las víctimas. Eso sí, fue declarada no culpable de otra muerte similar y de una tentativa porque falta de evidencias definitivas.

“Beatriz, alias el ángel de la muerte, como se me ha apodado, no ha matado a nadie, sino que ha dado vida y paz a sus pacientes”, dijo en la propia condenada en su alegato final durante el juicio. Muchas gente aún se preguntará, ¿pero por qué la llaman así?. El ‘ángel de la muerte’ es la nomenclatura utilizada en criminología para aquel asesino en serie que aprovecha su empleo como médico, enfermero o cuidador para dar rienda suelta a sus impulsos homicidas.

 La clave está, una vez más, en lo psicológico. El fiscal se refirió en su informe final a que se trata de “una persona que piensa que la eutanasia tiene que ser legalizada”, una motivación que fue respaldada por las psicólogas que examinaron a la procesada mientras estaba en prisión. En aquella sesión del juicio una de las psicólogas aseguró que la condenada admiraba a los médicos que sedaban a los pacientes y “creía firmemente” en la denominada ‘muerte digna’. 

De hecho, en la cárcel buscó libros sobre cómo se muere introduciendo gas en el cuerpo pensando que eso “era una muerte dulce”. Sin embargo, en una de las entrevistas las psicólogas le explicaron que las personas que morían con este procedimiento sufrían. “Entonces ella se alteró muchísimo y no pudimos casi reconducir la entrevista. Fue el único dato que obtuvimos de repercusión emocional”, relató la profesional.

Beatriz también les contó que el fallecimiento de su abuela le dejó marcada y que sentía una “profunda admiración” por la doctora que la trató “porque la sedó y dejó de sufrir”. “Nos dijo que estaba en contra de las residencias de ancianos. Nos dijo que ella tenía opiniones muy claras sobre la vida, la muerte y cómo debía morir alguien dignamente”, aseguró la psicóloga.

Pese a lo que pueda parecer, este tipo de asesinos aparentemente condescendientes con el sufrimiento ajen saben distinguir entre lo que está bien y lo que está mal. El perfil psicológico de Beatriz destaca por su poca significación afectiva, la falta de empatía a ciertos sentimientos, la frialdad afectiva, así como un locus de control externo y cierta perspicacia. Las profesionales determinaron que la auxiliar no presenta trastornos de personalidad ni es una psicópata, pero sí tiene algunos rasgos psicopáticos como la falta de remordimiento, culpabilidad y afectos, y cierto egocentrismo. Todas características de una mente criminal llamada, pese a quien pese, ‘ángel de la muerte’.









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic