inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 23 de junio de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
11/04/2018 - Julio de la Fuente Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Los intentos de secuestros de niños que quizá no fueron
La Guardia Civil descartó que el intento de secuestro a un niño de 14 años cerca de una parada de autobús de Las Rozas a principios de marzo sea cierto.

El chaval se desdijo en su tercera declaración ante los agentes. Éste fue uno de los cuatro casos que se registraron el mes pasado en la región madrileña, al que se le suma un quinto en diciembre pasado en un centro comercial de Arroyomolinos.

El más reciente fue el del día 14 cerca de un colegio del madrileño barrio de Salamanca. Una menor esperaba a una amiga para ir a clase de baile y denunció que dos hombres quisieron meterla por la fuerza en un vehículo y, al no lograrlo, huyeron. Uno de los sospechosos, según la denuncia, tenía barba canosa y marrón y pelo corto y podría rondar los 60 años. Pero ni profesores, ni vecinos, ni padres vieron nada. La revisión de las cámaras de seguridad de la zona tampoco ha aportado nada nuevo.

A éste se le suma otro supuesto caso ocurrido cerca de un colegio en Pinto y el primero, denunciado en el colegio Logos de Las Rozas. En estos dos últimos casos citados se dieron descripciones detalladas de los supuestos autores y bastante veracidad por parte de la Guardia Civil, lo que hizo saltar las alarmas. En el caso de Pinto, además, el centro emitió un comunicado con el retrato del supuesto captor y alertando a los padres para que vigilaran a sus pequeños tanto a la salida como a la entrada de clase. Tras el revuelo, y pese a las llamadas a la calma, la Delegación del Gobierno tuvo que reaccionar dando la orden de incrementar la seguridad en torno a los centros escolares, al igual que hicieron los Ayuntamientos.

Pero con el paso de los días los distintos cuerpos policiales comprobaron que las descripciones de los supuestos captores son vagas y muy distintas entre sí, así como su 'modus operandi'. De momento, no hay detenidos y de momento no hay líneas de investigación claras. En ningún caso algún adulto vio el momento que se intentaran llevar a un niño. Todo apunta a que la mayoría de los casos, sino todos, no han sido realmente ciertos.

Entonces, ¿se inventaron los niños o sus padres estas tentativas de rapto? No necesariamente. La Guardia Civil y la Policía coinciden en que tras casos como el de Gabriel suele haber un repunte en este tipo de situaciones. Los padres están más preocupados y en sobrealerta, una sensación que transmiten sin querer a sus hijos, que como niños son más tendentes a la imaginación y a la autosugestión.

Si estas ideas son reforzadas por la cantidad de bulos que circulan en Internet y redes sociales y a la reiteración informativa, ya tenemos el caldo de cultivo para que veamos más hechos de los que posiblemente han ocurrido. E incluso un caso verí- dico puede encender más la mecha y convertir un hecho cierto en un serial inventado.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic