inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Miércoles, 26 de junio de 2019
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
09/04/2019 - Julio de la Fuente Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos

Muerte en Vallecas

Era un día normal de finales del pasado mes de marzo. Paco y sus parientes habían celebrado un cumpleaños y, al terminar, bajó con un hermano y un sobrino a pasear con sus perros por su barrio, el Pozo del Tío Ramiundo.

Alguna vez ya había tenido alguna discusión con el clan gitano de 'Los Visita' y ese día se los encontraron. A una de las mujeres de esas familias le molestaron los perros y les reprochó que no limpiaron sus cacas.

Paco decidió llevarse los canes a un parque cercano para evitar el conflicto pero cuando volvió un grupo de unas 15 personas le estaba esperando. Entonces se desató la tragedia. Según el relato de los afectados, el clan atacó con palos y cuchillos al hermano y al sobrino de Paco y uno de ellos clavó uno de los pinchos al sobrino. Cuando el agresor le iba a dar la segunda cuchillada, Paco intentó detenerlo y recibió una puñalada mortal en el cuello. Al llegar los sanitarios estaba en parada cardiaca y había perdido mucha sangre. A pesar de la media hora de reanimación cardiopulmonar, solo pudieron confirmar su muerte.

Lo que había sido una discusión banal por unos perros acabó con un fallecido y dos heridos leves. Fue la gota que colmó el vaso en un barrio harto de ese clan, que amenazaba a los residentes si percibían una mirada negativa o aparcaban el coche en su calle. Los residentes se organizaron y salieron a la calle durante una semana seguida para pedir justicia, con manifestaciones frente a la casa del supuesto asesino, pintando sus fachadas y apedreando sus furgonetas. Un terrible suceso había generado una movilización vecinal sin precedentes, con esos conatos de violencia reproducidos en los medios de comunicación y que alertaron a Policía y autoridades.

El barrio se llenó de antidisturbios y de periodistas y el suceso reveló que en determinados puntos de Madrid hay personas o grupos de familias que atemorizan al resto con sus comportamientos incívicos y a veces criminales, como este caso. «Hacen hogueras y se creen los dueños de la calle. Si pasas por su lado, tienes que andar con mil ojos de que no te vengan a hacer nada», comentaba una vecina. Y esto no solo ocurre en el Pozo del Tío Raimundo, sino en muchos barrios de Madrid, olvidados por administraciones hasta que ocurren casos de este tipo.

Solo hasta que el supuesto homicida, Jesús Campos, alias 'El Chule', no se entregó en comisaría, no pararon los disturbios. Y lo hizo gracias a la mediación del patriarca gitano de la zona tras las llamadas a la calma del Ayuntamiento y asociaciones vecinales. Las dos familias de 'Los Visita' acusadas han abandonado el barrio, que tardará tiempo en volver a la calma. Quizá recalen pronto en otro y vuelva a pasar algo parecido. Por eso es importante enfocarse en la prevención, en una planificación de seguridad zonal que solo pueden hacer los expertos en la materia, los criminólogos, ya que las plantillas de agentes y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad son limitados y su capacidad es más reactiva que preventiva. Una prueba más de que es el momento de apostar por los criminólogos.

 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic