Llega Ala.Ni

0
Ala.Ni.jpg

Llega Ala.Ni, escoltada por San Cosme y San Damián al número 3 de su calle, al escondido Teatro del Arte después de girar por Barcelona, Girona, Santander y  Huesca en nuevo acierto del ciclo SON Estrella Galicia. Es Ala.Ni, nombre artístico de Alani Charal, una cantante londinense de origen antillano que, sin embargo, tira del hilo de la tradición norteamericana del jazz vocal convertida en una pantera de delicadeza y balanceo. Pura elegancia de cuando el swing era eso y proliferaban los grandes musicales de Broadway en su época dorada.

Escucho, mientras esto escribo, su álbum de debut titulado You & I, con la colaboración en la producción de la gran Sade. Un disco despojado y estructurado en cuatro partes, que completan un ciclo, con arreglos minimalistas donde prima la melodía y que bien podría haberse hecho también a la contra con una gran orquesta empujando la voz hasta el borde mismo del escenario, pues su alto calibre melódico permitiría cargarlo de vientos y cuerdas. Forman las canciones breves de You & I el puzle de una historia, de un desnudo emocional: de la pérdida, del recuerdo y de un volver a empezar.

Ya en su primer corte: Cherry Blossom, miro de reojo el gramófono que tengo a mi izquierda, pues parece salido de una de esas pizarras a las que saco humo a 78 r.p.m. pero sin el ronroneo para que despegue el tema. Tras un jugueteo vocal: Woo Woo, continúan las cadencias sexys con Ol´ Fashioned Kiss y la dulce Come to me. Sigue el verano con Suddenly y su piano en círculos lejanos. One heart, con su mínimo arpegiado. Roses & Wine, con su evocadora trompeta haciéndole el contrapunto a la voz. Un nuevo juego vocal es Planet to your Sun, con el añadido aquí de una escuetísima percusión, para llegar a la pieza angular del disco con un evidente toque dramático, algo que sutilmente provoca el cantar de otra manera: Darkess at Noon, para pasar por I´ll Remenber y To the River con sus lejanas reminiscencias de lo que fue en otros tiempos y terminar con Circle como un perfecto cierre o, quizá, como un nuevo comienzo.

Ad latere. Resulta curioso que Ala.Ni cite a Jeff Buckley hablando de música, lo cual significa que dará sorpresas en un futuro a quien quiera encasillarla de más. Es también la excusa perfecta para continuar escuchando Grace y servirme otra copa de vino.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here