“No matarás”: Vivir sin aliento en un mundo de neón

0
“No matarás”: Vivir sin aliento en un mundo de neón

Es indudable que el cine español ha cogido una más que interesante velocidad de crucero con el siempre difícil genero del thriller.

Hace poco pudimos ver la más que interesante “Adiós”, que vino precedida de una magnífica “Que Dios nos perdone”, y así hasta la magnífica “Celda 211”. Y claro, en este extraño y desasosegante 2020, qué género más adecuado que el negro para presentar uno de los escasos estrenos españoles de la temporada otoñal…

De entrada, lo primero de todo lo que hay que resaltar es que “No matarás” es una película con ritmo, mucho ritmo. Con cualidad, que es básica en una película de este tipo, pero con la dosis justa, sin llegar al punto de no dejar resquicio de huida o reflexión al espectador, ya que no se le obliga a pedir rendición y sacar la bandera blanca.

Se podría decir que, como explicaba el protagonista de su novia en una vieja comedia italiana, “agobia, pero poco”. Si a eso le sumamos su magnífica ambientación y la acertada dirección por parte de David Victori (“No matarás” es su segundo largometraje tras la semifallida “El pacto”), tenemos una película realmente vibrante y entretenida (circunstancia que da la sensación de que cada vez está menos valorada en el cine español).

Pero este tipo de productos necesita sobre todo de un casting adecuado, y en este caso el reparto está estupendo. Con un cada vez más interesante Mario Casas (como ha mejorado este actor y que poco se le reconoce), el debut en la gran pantalla de la modelo Milena Smit no puede ser más esperanzador en el papel de amenaza a la estabilidad emocional.

Pero quizás la sorpresa de la película está al margen de la acertada ambientación y la excelente fotografía de Elías M. Félix, en las interpretaciones de los personajes -en teoría- más secundarios, principalmente en el caso de la joven Elizabeth Larena como hermana del protagonista. Elisabeth está realmente brillante, mostrando una calidad interpretativa que puede hacer que este “No matarás” sea el despegue de su -por otro lado- ya sólida carrera.

Enrique Redondo de Lope

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here