Tintoretto, el último maestro del Renacimiento italiano

0
21-1.jpg

El Museo del Prado nos propone con “Tintoretto” un retorno a la luz y al color a través de la obra de uno de los grandes maestros de la escuela veneciana. Una selección de 49 pinturas, 13 dibujos y 3 esculturas conforman la primera antológica dedicada a Jacopo Tin-toretto en España, y la primera monográfica celebrada en todo el mundo desde 1937 (entonces en Venecia). A pesar del enorme formato de la mayoría de sus obras, el Prado, en colaboración con diversas instituciones europeas y americanas, ha realizado un gran esfuerzo y ha logrado reunir una muestra rigurosa, un grandioso conjunto de arte con mayúsculas.

Genio del color y la composición
En la segunda mitad del siglo XVI, Tintoretto trazó una de las trayectorias pictóricas más destacadas del Renacimiento italiano, rivalizando con genios de la talla de Tiziano o Veronés. A nuestro pintor, calificado por el gran crítico Giogio Vasari como “el cerebro más terrible que haya tenido nunca la pintura”, le preocupaba sobre todo dotar de un sentimiento íntimo y profundo los temas que trataba, principalmente religiosos y mitológicos. Destacó en el estudio de las perspectivas y en la perfección técnica del dibujo, esmerándose en reproducir con exactitud las incidencias de la luz sobre la escena recreada y exaltando el color como una de las señas de identidad principales de su pintura. La original composición de sus cuadros es inconfundible, así como el detalle con que estudiaba  las figuras, retratadas luego con pinceladas largas y ágiles.

Obras maestras como “El milagro de San Mauricio”, El Lavatorio” o “La Última Cena” podrán admirarse en el Prado hasta el 13 de mayo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here