El Gobierno colabora para acercar al País Vasco a 41 presos de ETA

0
eta

Desde que Pedro Sánchez llegase a La Moncloa no ha cesado el goteo de acercamientos de presos etarras a cárceles cercanas al País Vasco y sus domicilios.

En la inmensa mayoría de los casos,  los «beneficiados» se han limitado a «aceptar la legislación penitenciaria». No obstante, muy pocos son los que han expresado el rechazo a las actividades de terroristas de ETA. Tampoco han mostrado su colaboración con la Justicia para el esclarecimiento de algunos hechos.

En total, son 41 los presos de la banda terrorista los que se han beneficiado  de esta nueva política penitenciaria del Ejecutivo. Unos datos que han facilitado la Asociación de Víctimas del Terrorismo. Los últimos acercamientos se acordaron el pasado lunes respecto a los presos de ETA: Garikoitz Arruarte Santa Cruz y Gorka Joseba Lupiáñez.

Con anterioridad, etarras como Balbino Sáez Olarra; condenado a 108 años de prisión por el intento de asesinato a los ex ministros socialistas José Barrionuevo y Matilde Fernánde. También Julián Achurra, alias «Pototo»; que estaba condenado a 32 años de prisión por ordenar y proporcionar el dinero y el material necesario para el secuestro de Ortega Lara.

Los últimos movimientos

En el transcurso de este año han sido acercados 14 presos que pertenecían a la banda ETA. De ellos, seis lo han sido este mismo mes; el mismo número que en mayo, mientras que los dos restantes lo fueron acordados en enero.

Los últimos «beneficiados» hasta ahora son Garikoitz Arruarte Santa Cruz y Gorka Joseba Lupiáñez Mintegui. El primero de ellos, que será trasladado de la cárcel de Almería a la de Soria. Arruarte fue condenado a 2.775 años en 2005 por la Audiencia Nacional por haber colocado una bomba compuesta por 28 kilos de dinamita Titadyne en el Intercity Irún- Madrid el día 24 de diciembre de 2003. La sentencia, que le condenó por 184 homicidios terroristas señalaba que, aunque no había pruebas de que ETA hubiera querido causar una masacre en la estación de Chamartín, ésta podría haberse producido.

Junto a ello, el pasado mes de mayo, Instituciones Penitenciarias progresó al tercer grado penitenciario a José Ramón Foruria Zubialdea, condenado por haber facilitado información a los miembros del comando Eibar de ETA que en 1980 asesinaron a cuatro guardias civiles en un bar de la localidad de Markina (Vizcaya). La sentencia le consideró cómplice del atentado. Antes de esta decisión, ya cumplìa condena en segundo grado con control telemático y fuera del centro penitenciario.

Become a Patron!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here