El Ayuntamiento aumentará el riego y las mediciones en las obras de demolición del Vicente Calderón

0
fichero_46654_20190910 (1).jpg

La delegada de Obras y Equipamientos del Ayuntamiento de Madrid, Paloma García Romero (PP), se ha comprometido con las personas que residen en las inmediaciones del estadio Vicente Calderón a “minimizar los perjuicios” de las obras de demolición del complejo. Para ello ha anunciado que se incrementarán las labores de baldeo, evitando de esta manera que el polvo llegue a los vecinos, y también se dispondrá de un nuevo medidor de partículas -el quinto-. A este respecto, la edil popular ha aclarado que tanto los indicadores de ruido como de contaminantes sitúan los niveles registrados dentro de lo “razonable”.

El alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, ya manifestó a comienzos de semana su comprensión por la preocupación de los vecinos ante los trabajos de derrumbe del antiguo estadio del Atlético de Madrid, quienes denunciaban levantamientos de calles, además de altos niveles de ruido y polvo. “Es una operación desde el punto de vista técnico muy complicada y estamos a punto de abordar todo lo que es la tribuna principal que va sobre la M-30, y hay que tomar todas las precauciones que sean necesarias para evitar situaciones que nadie quiere”, indicó entonces el primer edil.

Ayer, jueves 12 de septiembre, la concejal de Obras y Equipamientos se reunió con los afectados -asociaciones y AMPAs de colegios e institutos cercanos al complejo deportivo-, junto con el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, Mariano Fuentes (Cs), la concejal presidenta de Arganzuela, Cayetana Hernández (PP), y miembros del área de Medio Ambiente y Movilidad, además de Madrid Salud. Desde el Gobierno se comprometieron a regar diariamente la zona de obras y utilizar máquinas barredoras para limpiarla y que se genere el menor polvo posible. Asimismo, se colgarán los datos en cuanto a los niveles de particulas en el Portal de Transparencia para que los vecinos dispongan de los datos.

En cuanto al tramo de la M-30 situada bajo la tribuna, García Romero no ha detallado si ésta será soterrada o cubierta, si bien ha indicado que una vez desmontada la plataforma se acometerá el desvío de la carretera, actuación que según las previsiones del Ejecutivo local podría comenzar en el mes de octubre y estar finalizada entre febrero y marzo del próximo año -coincidiendo con la finalización de la demolición del Vicente Calderón-. “Posteriormente se volverá a la M-30 hasta que se tome la decisión”, mientras que la urbanización del entorno Mahou-Calderón se prolongarán durante año y medio. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here