El concierto neonazi en la sala Caracol acaba en reyerta y seis detenidos

Miembros 'antifascistas' se movilizaron en respuesta a la celebración del concierto en la Sala Caracol

0
Concierto neonazi sala Caracol
Cartel del concierto en la sala Caracol de Madrid

Neonazis se concentran en la sala Caracol

La celebración de un concierto neonazi en la sala Caracol -ubicada en el distrito de Arganzuela– derivó en una reyerta en el barrio contiguo, Lavapiés, obligando a las autoridades a intervenir. En el violento episodio se llevaron a cabo seis detenciones y uno de los implicados fue ingresado con pronóstico reservado.

Los hechos tuvieron lugar el pasado sábado, 7 de noviembre. Según avanzó el diario ABC, miembros antifascistas‘ comenzaron a movilizarse a través de redes sociales y Whatsapp ante el concierto de los grupos ultraderechistas Brigada Totenkopf e Iberian Wolves que la sala Caracol -sita en la calle Bernardino Obregón, 18- acogía.

Así, mientras alrededor de 60 individuos acudieron al espectáculo, de un local ubicado a escasos metros salieron varias personas, de estética ‘antifascista‘, en dirección a la sala. Durante el concierto se llegaron a realizar saludos y cánticos hitlerianos.

Posteriormente, parte de los asistentes protagonizaron una pelea en el barrio de Lavapiés. Seis personas fueron arrestadas: cuatro neonazis y otros dos del bando contrario, por los delitos de lesiones, riña tumultuaria y atentado contra la autoridad.

Asimismo, la sala Caracol ha pedido disculpas por acoger un concierto neonazi. Según la entidad, fueron engañados por los organizadores del evento. En este sentido, aclaran que desconocían la ideología de los grupos participantes y han anunciado que tomarán acciones legales contra ellos.

La Policía contactó con la sala

A través de las redes sociales, la sala ha relatado que solicitaron el cartel y el link de las entradas anticipadas a los organizadores. Éstos indicaron que solo se trataba de un evento privado al que acudirían amigos y familiares y que no podían proporcionarles más información. La propia Policía Nacional preguntó a la empresa sobre el concierto, trasladándole que se trataba de un evento de extrema derecha.

No obstante, “recomendaba -la Policía- seguir adelante con el mismo para que el barrio no se viera afectado en protestas y actitudes violentas provocadas por dicha cancelación”, explican.

Ante el poco margen de maniobra y “el apoyo nulo para cancelar el evento”, desde la sala manifiestan que se sintieron “obligados” a realizar el concierto. “Nos hemos sentido engañados y vamos a proceder a tomar medidas legales contra el organizador del evento”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here