Científicos disidentes retan a los oficiales a debatir sobre el supuesto cambio climático

Las medidas de la ONU encarecerán el precio de la luz y todo tipo de productos

0
Heartland

Reunidos en Madrid a pocos kilómetros de dónde se realizaba la cumbre oficial sobre el supuesto calentamiento del planeta originado por el CO2 humano, un puñado de los mejores investigadores que cuestionan la versión oficial retaron a que el año que viene, en la edición de Glasgow, haya un debate real entre ambas corrientes científicas.

El ingeniero holandés Gus Berkouht resumió seis puntos fundamentales del fracaso del modelo oficial que trata de asegurar que el clima está cambiando por la acción humana:

  1. El calentamiento es mucho más lento de lo que predijo el panel de expertos de la ONU en 1990.
  2. Factores naturales y también antropogénicos causan el calentamiento.
  3. Las políticas climáticas se basan en modelos inadecuados.
  4. El CO2 es el alimento de la plantas y la base de la vida en la Tierra.
  5. El supuesto cambio climático no ha incrementado los desastres naturales.
  6. Las políticas climáticas deben respetar tanto la realidad científica como la económica.

El científico Stanley Goldenberg, especialista en huracanes, desmontó con demoledora sencillez la presunción de que el número de los huracanes haya aumentado en las últimas décadas: “lo que ha cambiado son los métodos de medición. Antes se hacía desde observatorios costeros, pero cuando empezaron a utilizarse los satélites, lógicamente se detectaron muchos más huracanes que no llegan a las costas porque mueren en el propio mar, de manera que, cuantitativamente, sí es cierto que han aumentado de número, pero, como digo, esto se explica porque ha mejorado el método de medición”.

Como prueba irrefutable, muchas de las estaciones meteorológicas antes estaban a las afueras de las ciudades, con lo que las temperaturas medidas eran, evidentemente, más bajas. Con la progresiva urbanización, esa estaciones han sido absorbidas por los núcleos urbanos, con lo que, naturalmente, marcan temperaturas más altas. Al parecer, en el proceso de “homogeneización” de esos datos se han producido unas correcciones, que han avivado la paranoia de la subida de las temperaturas.

El profesor emérito de la universidad de Princeton y ex asesor de la Casa Blanca en materia científica, Will Happer, fue el ponente más esperado, y no defraudó. En un ejercicio de humildad, reconoció que en los años 80 él sí llegó a creer que el clima estaba cambiando por influencia humana, pero los datos hicieron que modificara su postura. “No hay emergencia climática; lo que hay es una religión alrededor de este tema, que no ciencia. La ciencia no es democrática, ni se vota. Aunque hubiera un 97% de los científicos a favor de esa tesis (lo cual es falso), seguiría siendo mentira, cuando los datos la contradicen”.

Según Christopher Monckton, ex asesor de Margareth Thatcher, lo único que la ONU ha conseguido con esas medidas es detener el progreso en los países en vías de desarrollo. A su juicio, y el de otros ponentes, los elevados impuestos que se van a crear para cumplir los objetivos de los acuerdos de París dictados por la ONU van a hacer que las industrias continúen marchándose a China pues, increíblemente, este país queda exento de momento de las limitaciones a las emisiones de CO2. Al no tener que imponer impuestos a sus empresas, las de otros países se están yendo allí para producir más barato.

El ingeniero de la Universidad chilena, Douglas Pollock, aseguró que la implementación de estas medidas va a generar una brutal subida de la luz y de los precios en todos los países, afectados por los impuestos que se van a colocar a la generación de energía y, por tanto, al transporte y el procesado de productos.

En general, todos los ponentes están de acuerdo en que las medidas impuestas van a generar un empobrecimiento de la población mundial, y no van a tener ninguna repercusión sobre el clima. Seguirán habiendo huracanes, terremotos, volcanes, frío, calor e inundaciones porque todos ellos son fenómenos naturales en el planeta.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here