Los vecinos de Barajas conmemoran el IV Centenario de su Plaza Mayor

0
Barajas 1950 (aprox).JPG

Antes de que el aeropuerto llegase a Barajas, esta insigne villa madrileña era conocida por ser una de las más importantes suministradores de harina y pan a la Corte. Fueron tiempos de esplendor para Barajas de los que hoy queda un signo más que visible, su monumental Plaza Mayor.

Levantada definitivamente en 1616, la Plaza Mayor de Barjas, que más tarde se llamaría Plaza de España y por último de los Hermanos Falcó y Álvarez de Toledo -en memoria de Manuel Falcó, duque de Fernán Núñez, y de Tristán Falcó, conde de Barajas- es una de las plazas mayores más antiguas de la Comunidad de Madrid.

Construida para ser el centro neurálgico del municipio, tiene el privilegio de ser la más antigua de la capital, apenas tres años más joven que la Plaza Mayor de Madrid. Ahora, con motivo del IV Centenario de su construcción, la Asociación Cultural Barajas BIC, junto con la Junta Municipal de distrito y la colaboración de la Universidad Alfonso X el Sabio, organiza los actos de celebración de una efeméride que tendrá como escenario, durante la segunda quincena del mes de abril, el Centro Cultural Villa de Barajas.

Con el lema ‘Recuperar el pasado para ganar el futuro’, las actividades programadas no sólo quieren centrarse en la importancia histórica y patrimonial de la Plaza Mayor de Barajas, sino que quieren también fijar un horizonte para su puesta en valor. “Esta plaza, aun siendo de las más antiguas de Madrid, es muy desconocida. Por eso, queremos hacer un esfuerzo pedagógico”, explica David Carrascosa, presidente de Barajas BIC. En este sentido, el próximo 18 de abril, tendrá lugar una mesa redonda en la que participarán la concejal del distrito, Marta Gómez Lahoz, junto con arquitectos y el historiador de la Universidad Rey Juan Carlos, Cristóbal Marín.

Peatonalización de la plaza

El actual estado “no pone en valor la plaza”, afirman desde Barajas BIC, por lo que quieren que este IV aniversario sirva como trampolín para que el Ayuntamiento la catalogue como un espacio protegido debido a su singularidad.

El objetivo no es sólo que los madrileños conozcan la plaza, sino resucitar el proyecto de peatonalización, presentado en enero de 2014 de cara a la revisión del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid, y que ahora es una de las propuestas más aplaudidas por los vecinos de Barajas.

El cierre de la vía de circunvalación del casco histórico, es decir, la calle Ayerbe, permitiría la creación de nuevas entradas y salidas alternativas a la avenida General, sostienen desde la Asociación Cultural Barjas BIC, lo que abriría la posibilidad de una reestructuración de la movilidad interna y la creación de zonas para el peatón. La circunvalación crearía nuevas zonas de aparcamiento y podría favorecer también la de zonas verdes en el exterior del núcleo urbano.

Una plaza entre dos mundos

Remodelada en los años 90, la Plaza de los Hermanos Falcó y Álvarez de Toledo está actualmente ocupada por una zona ajardinada, arbolado y una fuente en el centro. Aún así, sigue manteniendo la planta rectangular que proyectase en el último cuarto del siglo XVI el  I conde de Barajas, don Francisco Zapata, y que consolidó en 1616 su hijo. La Plaza Mayor de Barajas puede considerarse un hito puente entre las plazas mayores del bajo medievo y las proyectadas a partir de la segunda mitad del XVI. Recoge la sencilla fisonomía propia de la plaza mayor de Pedraza e influye en la decana de las grandes plazas mayores españolas, la de Valladolid.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here