La Comunidad paraliza las obras de la M-45 gracias a la presión de los vecinos

0
8-1.jpg

Las obras de la ampliación de la M-45 han quedado completamente paralizadas. Por lo menos eso es lo que afirmó la consejera de Transportes e Infraestructuras de la Comunidad, Elvira Rodríguez, en una reunión que mantuvo con representantes de la Asociación de Vecinos de Carabanchel Alto-Plataforma PAU el 26 de septiembre. “La consejera confirmó en la reunión que no se iba a acometer la ampliación porque no veía necesario la creación de una carretera paralela a la M-40 con todos los problemas que conllevaba”, señaló Jesús, uno de los miembros de la asociación de vecinos. “Elvira Rodríguez se comprometió con nosotros para hacer desaparecer ese expediente de ampliación, publicarlo en el BOE y archivarlo definitivamente”.

Esta actitud de cooperación se corresponde con la misma que mantuvo hace un año y medio la anterior consejera de Transportes, Mª Dolores de Cospedal cuando afirmó “no tenemos intención de hacer esa obra, ni mucho menos si los vecinos están en contra”.

Un mal planteamiento
Según la asociación las consecuencias negativas del proyecto, que conectaría la autopista M-45 con la Carretera de los Pantanos, son principalmente dos “la contaminación acústica que genera tener más carriles de autopista cerca de las viviendas, ya que se eliminaría la barrera de seis metros obligatoria que aísla del ruido, y la destrucción de zonas verdes que pertenecen al Parque Lineal, también llamado Manolito Gafotas”. Otras zonas que se verían afectadas serían los árboles centenarios del Pinar de San José y el barrio de La Fortuna.

Los vecinos se quejan también de  determinados puntos del proyecto como la compensación de 350.000 euros  para acondicionar “lo que quede” de las zonas verdes.

Años detrás de una solución
“Llevamos con este tipo de problemas desde hace más de cuatro años”, afirma Jesús. “Comenzamos con problemas por la ampliación de carriles en la M-40, un proyecto que todavía no se ha realizado porque están llevando a cabo un estudio de impacto ambiental. Y ahora se nos planteaba el de la M-45”. Por ello los vecinos de Carabanchel quisieron ir más allá. El 28 de septiembre representantes de la asociación presentaron en la sede de la Consejería una gran cantidad de alegaciones firmadas por los vecinos del barrio. “El 29 de agosto el proyecto se presentó a información pública y se dio un plazo de treinta días para la presentación de alegaciones. Hemos conseguido cerca de 700 y con ellas, la paralización del proyecto", nos indicó Jesús.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here