Un mes de encierro en el centro ocupacional Magerit como protesta por su desaparición

0
5-1.jpg

El cierre de dos centros ocupacionales situados en Carabanchel, y de un centro de atención a discapacitados psíquicos de Arganda ha provocado importantes reacciones tanto en familiares de usuarios como en políticos. 

En uno de los centros, el Magerit, se encuentran encerrados familiares afectados, como acto de protesta por esta acción que para ellos es injusta. 

El cierre se ha realizado, según la Comunidad de Madrid, para garantizar la seguridad de los usuarios, ya que las instalaciones presentan importantes problemas estructurales. Una razón que los familiares no aceptan, ya que consideran que se “ha dejado morir a los centros”. Tanto para ellos como para la oposición, las reformas de las instalaciones se podían realizar sin tener que trasladar a los afectados, ya que este hecho les va a afectar negativamente. También denuncian que el cierre se ha realizado de forma improvisada, pues se anunció con 48 horas de antelación. 

Además de este encierro de familiares -a los que se les ha mandado ya una orden de desalojo que, al cierre de esta edición, no se ha hecho efectiva- los afectados han llevado a cabo otras acciones. Una manifestación el pasado 30 de marzo, recogida de firmas en contra de los cierres y para pedir el cese del gerente del Servicio Regional de Bienestar Social, y la convocatoria de una nueva concentración para el 13 de abril. 
 

En una residencia de ancianos

Los usuarios de estos centros han sido trasladados a una residencia de ancianos de Carabanchel y, a su vez, los mayores que vivían en esa residencia se han reubicado en otras del distrito. Unos traslados que, según los familiares, se han realizado de forma improvisada, y que son perjudiciales para todos, pues no hay suficiente espacio. Además, las características de una residencia de ancianos no son las mismas que las de un centro de día para discapacitados. 

Durante este mes se han mantenido varias reuniones con los sindicatos CC.OO. y UGT y representantes de los centros. La AMPA del Magerit ha rechazado el preacuerdo firmado el  11 de marzo, razón por la que desde la Consejería se afirma que esta plataforma sólo representa a 30 personas que se han desvinculado de las negociaciones, y no a todos los afectados. Ahora, una Comisión Mixta de Seguimiento buscará una solución.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here