La conserje de los servicios públicos de Cibeles sufre una violenta agresión en su trabajo

0
8.jpg

Una conserje de los servicios públicos de la Plaza de Cibeles fue víctima, el pasado 8 de noviembre, de una brutal agresión a plena luz del día.

Las intensas lluvias de aquellos días inundaron el baño de señoras en el que ella permanece la mayor parte del tiempo. Además, la fatal casualidad hizo que su compañero encargado del servicio de caballeros se encontrara de vacaciones y que su puesto no hubiese sido cubierto, por lo que debía vigilar ambos servicios. Hacia las 12 horas, la víctima entró en la habitación del aseo de caballeros destinada a los conserjes. La puerta no cerraba bien y su agresor pudo acceder sin impedimentos. Una vez allí, la acorraló intentando agredirla sexualmente. La mujer, presa del pánico, sólo podía gritar y perdir auxilio; pero cuanto más se resistía más agresivo se volvía el agresor. Comenzó a estrangularla y la víctima perdió el conocimiento en el mismo instante en que otro usuario bajaba las escaleras hacia el servicio. El hombre se asustó, golpeó a la conserje y huyó del lugar.

El usuario encontró a la víctima tendida en el suelo y avisó a un agente de Movilidad y al Samur. La conserje tuvo que ser  trasladada al Hospital Doce de Octubre con una grave crisis nerviosa y un traumatismo leve en la cabeza. Desde entonces, permanece de baja y teme reincorporarse a su puesto de trabajo.

El sindicato CSI-CSIF ha denunciado la mala situación los servivios públicos de la ciudad. Son utilizados diariamente por unas 300 o 500 personas, la mayoría de ellos taxistas y conductores de autobuses, aunque también personas  mayores  o  indigentes. Al igual que las casas de baños, su mantenimiento es responsabilidad de las juntas municipales. En muchos casos, estos equipamientos presentan falta de higiene y de seguridad. La empresa encargada de la limpieza, según los propios sindicatos, ofrece un servicio muy escaso una vez por semana, por lo que no es extraño que los  conserjes limpien los servicios de vez en cuando. Además, los sindicatos piden que vigilantes de seguridad controlen los aseos para evitar más agresiones de este tipo.

El concejal del distrito, Luis Asúa, ya ha mantenido las primeras reuniones con los responsables de los trabajadores de estos servicios municipales quienes expusieron sus denuncias y necesidades. El resultado para ambas partes fue satisfactorio y parece que la solución está más cerca.

Desciende la delincuencia
A pesar de este último altercado en el distrito, el Ayuntamiento ha confirmado el considerable descenso de la delincuencia en Centro. Las denuncias por actos delictivos se redujeron en un 14,7% durante el primer semestre de 2006 respecto al mismo periodo de 2004. También ha descendido un 6% la cifra de delitos graves. Son igualmente significativas las cifras de detenidos y puestos a disposición judicial por la Policía Municipal: sólo de enero a septiembre de 2006 alcanzaron las 1.555 personas, mientras que a lo largo de todo el año 2004 fueron 664.

Ha sido clave para ello, la colaboración entre las policías nacional y municipal, así como el aumento del número de agentes de la Unidad de Centro, que ha pasado de 203 a 453 en esta legislatura. Del mismo modo, han contribuido de manera positiva las habituales reuniones entre los vecinos del distrito y la delegada de Gobierno en Madrid junto al concejal de Seguridad del Ayuntamiento, Pedro Calvo.

Estos encuentros han servido para abordar temas de actualidad como la situación de la Plaza Santa María Soledad Torres Acosta, el vandalismo de sus calles o la posibilidad de instalar cámaras de videovigilancia como elemento disuasorio.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here