Un informe policial niega las agresiones físicas a Cs en el Orgullo y defiende el operativo policial

0
fichero_46075_20190708 (1).jpg

La formación naranja denunció haber sido víctima de agresiones físicas al tiempo que recriminó la actuación de los agentes del cuerpo nacional de la Policía y el despliegue que de éstos se hizo. A raíz de las quejas formuladas por la agrupación, la Jefatura Superior de Policía de Madrid elaboró un informe en el que contradice a Cs.

De acuerdo a dicho informe, la agrupación liderada por Albert Rivera anunció a última hora que  participaría en la marcha del Orgullo, solicitando a las autoridades un operativo especial de efectivos policiales que les escoltaran durante el recorrido; la solicitud fue rechazada debido a que el dispositivo general ya había sido organizado. No obstante, la Policía desplegó a una veintena de agentes de paisano con el objetivo de garantizar la seguridad de los integrantes de Cs. En el escrito se relata cómo los representantes naranjas fueron recibidos con insultos.

Posteriormente, varios concentrados realizaron una sentada para evitar que el grupo de Ciudadanos continuase el recorrido de la manifestación. En un momento dado, los agentes detallan que se lanzó agua a los miembros de la formación naranja y una botella de plástico; sin embargo, las autoridades niegan que les arrojasen cristales o latas, tal y como aseguraron desde la agrupación política. 

Igualmente, en el informe se indica que los funcionarios plantearon a los responsables de la comitiva naranja su evacuación, algo a lo que se negaron en dos ocasiones; a la tercera accedieron y fueron escoltados por los agentes, por los laterales de la sentada. “Por tanto, el dispositivo fue totalmente adecuado a las circunstancias y la Policía Nacional estuvo garantizando su seguridad en todo momento y sin retraso. Además, había furgonetas de la Unidad de Intervención Policial por si los incidentes iban a mayores”, explicaron fuentes policiales.

La portavoz de la agrupación naranja, Inés Arrimadas, culpó al propio ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska -quien también participó en la marcha-, por alimentar “el odio” y propiciar que los concentrados arremetiesen contra Cs al abogar éste ppr luchar contra la derecha “que no tiene tapujos en limitar” los derechos del colectivo LGTBI, que es “la gasolina imprescindible para ponerlos en riesgo”. Igualmente, otros representantes del partido increparon al responsable de la cartera del Interior por el “insuficiente” operativo policial que mantuvieron

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here