Los lazos amarillos enturbian el inicio de temporada del Teatro Real

0
DnejOu2XcAAE4VZ.jpg

La diatriva entre el bien y el mal de la ópera de Charles Gounoud, puesta en escena en esta ocasión por Alex Ollé en el coliseo madrileño, ha obtenido el beneplácito del público asistente, quien ha aclamado a los intérpretes, no ocurriendo lo mismo en el caso del equipo escénico.

Mientras el patio de butacas ovacionaba al tenor Piotr Beczala (Fausto), la soprano Marina Rebek (Marguerite), al barítono Luca Pisaroni (Mefistóteles), Stéphane Degout (Valentin) o Serena Malfi (Siébel), entre otros, los responsables de la parte escénica y musical, así como el propio director, no recibieron más que abucheos que estropearon la celebración.

Más allá de que la puesta en escena no convenció a los asistentes, el hecho de que el escénografo y diseñador de Vídeo, Alfons Flores, y el figurista Lluc Castells, portaran lazos amarillos no hizo más que acrecentar el descontento.

Los gritos de ‘¡Fuera!¡Fuera!’ hacia la dirección eclipsaron los aplausos hacia el elenco actoral. Todo ello bajo la atenta mirada del monarca, Felipe VI, quien acudió junto con la reina al estreno de la temporada en el templo operístico. Los reyes fueron recibidos y despedidos entre aplausos y gritos de ‘Viva España’.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here