Medidas contra los propietarios de inmuebles que buscan la ruina de sus edificios

0
10-1.jpg

Cocinas apuntaladas, goteras, techos que se caen a trozos, escaleras maltrechas… son los desperfectos con los que conviven varios vecinos del centro de la ciudad. Los propietarios de sus edificios, de manera intencionada, no acometen las obras de conservación necesarias con el claro objetivo de provocar la ruina de los inmuebles y poder rescindir los contratos de arrendamiento de renta antigua de los inquilinos.

Acabar con esta práctica es el objetivo de los procesos de expropiación de varios edificios de la almendra central iniciados por el Ayuntamiento. En concreto, afectarán a 14 inmuebles en una fase inicial, prolongada más adelante a otros 25 edificios. El número 13 de la calle Infanta Isabel, los números 13, 23 y 68 de la calle Amparo o el 23 de Tribulete serán algunos de los beneficiados en esta ocasión; lo que supone  un total de 374 viviendas y 400 inquilinos afectados.

El proceso de expropiación tiene dos partes: la declaración del incumplimiento del propietario y el inicio del expediente de expropiación como tal. Una vez que la  Empresa Municipal de vivienda y Suelo obtenga los inmuebles, los rehabilitará y realojará a aquellas personas que, en ese momento, ocupen el edificio. Además, con el objetivo de reducir en lo posible los costes de la operación, el 40% de las viviendas adquiridas serán protegidas y el 60% libres. De esta forma, de los 48 millones previstos como presupuesto para la iniciativa, el Ayuntamiento sólo tendrá que aportar dos.

Los vecinos afectados, hartos de las condiciones en las que han vivido durante años, se muestran satisfechos con la medida. No en vano, su seguridad estaba en juego y no era raro el día en que los bomberos no tuvieran que acudir a apuntalar habitaciones por el riesgo de derrumbre. Por otro lado, de los propietarios de los inmuebles nada se sabe. La concejala de Urbanismo, Pilar Martínez ha asegurado que el Ayuntamiento les ha avisado en reiteradas ocasiones de la necesidad de acometer las obras de reforma en estos edificos. Sin embargo, las negativas han sido constantes por lo que se han visto obligados a iniciar los trámites de los expedientes de expropiación.

Los objetivos de esta medida, adoptada por primera vez por el Gobierno municipal, son frenar el deterioro del centro de la ciudad, impulsar la rehabilitación y potenciar la construcción de vivienda protegida. A la par que, desde el punto de vista social, se garantiza una clara mejora de la calidad de vida de los vecinos de los inmuebles maltrechos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here