Mercadillo de El Rastro podría volver a instalarse con un “perímetro Covid” 

0
Mercadillo de El Rastro podría volver a instalarse con un
Europa Press

El histórico mercadillo de El Rastro podría volver a instalarse con un “perímetro Covid”, acordado en la última reunión que sus vendedores sostuvieron con el Ayuntamiento.

La medida busca delimitar las zonas en las que se podrán colocar las tiendas y promocionar el emblemático mercadillo como actividad cultural, luego de un primer acercamiento que se llevó a cabo luego de casi tres horas de reunión.

Y es que tras seis meses sin actividad en las calles del distrito Centro de la capital, desde que finalizó el estado de alarma los comerciantes de El Rastro libran una “guerra” con el Ayuntamiento, que en esta ocasión se comprometió a señalizar cada puesto, una vez termine la pandemia, para controlar el lugar que ocupa cada uno de forma coordinada.

No obstante, este primer acuerdo no fue suficiente para los vendedores, que se han manifestado en contra de la postura municipal hasta en 11 oportunidades.

Sus argumentos pasan por la definición del número de puestos, la distribución en las calles y el aforo final que tendrá el mercadillo de El Rastro, puntos que se tratarán en una nueva reunión convocada por la Junta Municipal del Centro que lidera el concejal José Fernández.

En dicho concilio se espera también la realización de un informe de la Policía, en el que se determinará la cantidad de personas que podrán acceder a las tiendas ambulantes.

Por su parte, la organización Comerciantes Ambulantes de la Comunidad de Madrid elaboró un plan de vuelta que hace días recibió el visto bueno del Ayuntamiento. En él se propone que los edificios sirvan de perímetro para el mercadillo, el cual pasaría a contar además con vallados para una mejor acotación.

De igual manera, solicitaron que cada domingo se puedan ir alternando los puestos en sus emplazamientos históricos, de modo que se guarden las distancias de seguridad hasta que se dé por finalizada la pandemia y puedan volver a ocupar el 100% de las calles.

Esto, debido a que el Ayuntamiento estableció cuatro nuevas zonas para el funcionamiento del mercadillo: Gran Vía de San Francisco, con 196 puestos; Ribera de Curtidores, con 147; Vara de Rey, con 74; y plaza del Campillo de Nuevo Mundo, con 52.

La propuesta fue calificada por los comerciantes como un “atentado contra su esencia”, pues los cinco minimercadillos estarían aislados entre sí, desconectados del resto de El Rastro y a unos 20 minutos del epicentro, lo que consideran “la destrucción de 300 años de historia”.

Otro de los grandes desacuerdos entre vendedores y autoridades es el control del aforo, pues acusan al Ayuntamiento de delegar la gestión de la instalación de las vallas y el control de las personas que visiten el mercadillo en los propios comerciantes, o en una empresa de seguridad contratada por ellos.

“No es posible que nosotros lo realicemos. Es responsabilidad municipal, dado que El Rastro es de gestión pública”, sentenciaron los representantes. Así las cosas, habrá que ver si la negociación llega a buen puerto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here