Una ‘miniciudad’ de lujo se erige sobre los antiguos Cines Luna

0
carlos.jpg

En julio de 2005 los vecinos de Malasaña dieron su último adiós a los Cines Luna. El edificio abandonado, en la plaza de Santa María Soledad Torres-Acosta, fue recuperado hace casi tres años por el joven empresario Carlos Enguídanos. A sus 29 años vino de Valencia a Madrid para hacer realidad su proyecto Fin de Carrera, construir un gimnasio vanguardista en pleno centro de la capital. Actualmente es propietario de una agencia de modelos fitness y director del Gymage Lounge Resort, un lugar en el que se conjuga ocio, cultura, deporte y bienestar. Se trata de "un espacio multidisciplinar", en opinión de Carlos, quien ha hecho realidad un concepto de ‘miniciudad’  "donde la gente puede pasar un día entero sin salir de él y a un precio asequible".

El Gymage, abierto de lunes a domingo, dispone de zonas de restauración, gimnasio y terraza con solárium, así como el Gymage Theater, en funcionamiento desde hace seis meses, con una programación para todos los públicos. "La idea es que la gente se divierta e interactúe con el propio show, los jueves viernes y sábados", resume el director del complejo.

La vida de Malasaña se ha visto revitalizada con esta iniciativa. "Nos agradecen haber revalorizado un edificio totalmente abandonado", asevera Carlos, quien apuesta durante los próximos años por "democratizar unos servicios de lujo para todos los vecinos del distrito".

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here