Okupa la casa de su abuelo al “no tener dónde ir” con su pareja

El Juzgado de Instrucción número 21 de la capital ha sentado a la joven de 18 años y a su novia en el banquillo de los acusados por un delito de usurpación

0
Okupa la casa de su abuelo
Inmueble okupado por la joven en la calle Atocha (Google Maps)

Una joven de 18 años que okupó en el mes de junio la vivienda de su abuelo, ubicada en la calle Atocha, ha declarado ante el juez que “no tenía dónde ir” con su pareja, y el bebé de ésta, por lo que se valió de una copia de la llave y accedió al domicilio de su familiar, negando que cambiase la cerradura. La procesada fue denunciada por su propia progenitora, quien definió a su hija como “conflictiva y agresiva”.

La vista oral se celebró en la mañana de ayer, martes 3 de diciembre, en el Juzgado de Instrucción número 21 de la capital, sentándose en el banquillo de los acusados por la presunta comisión de un delito de usurpación la joven que okupó la vivienda de su abuelo, Paula, y la novia de ésta, Ainhoa, de 20 años. Los hechos se remontan al pasado verano.  El propietario de la vivienda, el abuelo de Paula, Vicente, recibió el aviso por parte de un vecino de que una joven había entrado en su casa mientras él se encontraba en Cartagena.

Durante el juicio, la madre de la procesada reiteró que la relación entre ambas era “inexistente”. Es más, en su declaración indicó que su hija la intentó agredir con un cuchillo cuando tenía 16 años. Después de dicho episodio, la entonces menor ingresó en un centro de menores, si bien lo abandonó a los pocos meses. Al salir del centro convivió con el padre hasta que cumplió la mayoría de edad. Después, acudió al número 112 de la calle Atocha para asaltar el domicilio de su abuelo.

 

Necesidad de una casa

La familia llegó a contratar los servicios de la empresa ‘Desokupa’ para desalojar a las ocupantes. Sin embargo, no fue posible y Paula y su pareja respondieron con una denuncia por coacciones contra la empresa, la madre y el abuelo de la joven. En el interrogatorio, esta última explicó que decidió irse a vivir a la casa de su pariente “porque no tenía dónde ir y no tenía trabajo”. En este sentido, la acusada explicó que propuso a su madre pagar una renta baja.

Así, la defensa sostiene que el abuelo de su clienta no tenía su residencia actual en Madrid, si bien el magistrado no ha dado importancia a dicho extremo. Por su parte, el Ministerio Fiscal ha solicitado el desalojo inmediato de la vivienda, así como una sanción de 5.400 euros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here