Los vecinos de calle Toledo viven con miedo por el narcopiso instalado en el número 68

0
toledo68.jpg

Cuatro años después, el edificio vuelve a ser asaltado por una veintena de personas cuyo oficio se reduce únicamente al trapicheo y consumo de estupefacientes, con el consiguiente problema de convivencia que genera en la zona ubicada a pocos metros de la Plaza Mayor.  

Reyertas, ruido, basura y hasta hogueras son el calvario al que se han visto abocados los residentes, que exigen al Ayuntamiento de Madrid que actúe. A pesar de que las autoridades han acudido en más de una ocasión al inmueble, sin embargo poco se ha podido hacer. La propietaria del edificio, el fondo buitre Blackstone, denunció la ocupación ilegal en el mes de febrero; el proceso se encuentra en los tribunales de Plaza de Castilla, a la espera de que se dicte sentencia.

Por su parte, desde el consistorio capitalino aseguran estar al tanto de los hechos. “La Junta de Distrito Centro ha recibido la denuncia de un vecino y la ha remitido a la Policía Municipal para que sea atendido desde la Oficina de Atención a la Ciudadanía”, aseguran fuentes municipales a La SER. En este sentido, el concejal presidente de Centro, Jorge García Castaño, se muestra partícipe de reunirse con los afectados por esta agónica situación. 

Entre las grandes preocupaciones de los vecinos está que se origine un incendio como consecuencia de las fogatas que realizan los ocupantes, así como el hecho de que puedan acceder a sus domicilios trepando por el edificio. Es el caso de una vecina que cuya terraza es aledaña al inmueble okupado, pudiendo de un salto acceder al domicilio: “Hay que cerrar todo, las ventanas, las persianas. Esto te destroza la vida”, declara al citado medio. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here