Chamartín recuerda con una placa a la abogada María Luisa Suárez Roldán

0
Foto-grupo-acto-1500x844.jpg

El acto en el que se ha descubierto la placa conmemorativa ha contado con la presencia de Mauricio Valiente, concejal de Chamartín, quien ha puesto en valor la importancia de este tipo de iniciativas “no solo como un acto de justicia y reconocimiento para que se rinda honor a quienes aportaron para que esta ciudad sea mejor y mucho más justa, sino también como instrumento de futuro”. El concejal también ha expresado la necesidad de que “tanto esta placa como el resto de espacios de memoria que tenemos en nuestra ciudad nos sirva como un acicate  a la labor de memoria que tenemos que construir cada día”, y ha destacado que “los derechos y libertades que disfrutamos en el presente fueron fruto del compromiso de mujeres como María Luisa”.

Junto a Valiente estaban presentes representantes de los grupos municipales del distrito; la secretaria de organización de CCOO de Madrid, Paloma Vega y el secretario general del Partido Comunista de España, Enrique Santiago. En el homenaje también ha participado la coordinadora del distrito de Chamartín, Teresa Camarero, y Gloria Cavanna, presidenta de la Asociación Valle-Inclán del barrio de Prosperidad, a la que perteneció María Luisa Suárez desde su fundación. El coro de esta asociación ha puesto la nota musical en un acto en el que el recuerdo y la emoción han aflorado especialmente con las intervenciones de Yenia Camacho, amiga de María Luisa y Alicia Ramírez, sobrina de la abogada.

 

Una mujer pionera en el ámbito político y de la abogacía

María Luisa Suárez Roldán (Madrid, 1920-2019) fue una mujer pionera en ámbitos como el político o el de la abogacía. En 1941 fue la única mujer matriculada en la carrera de derecho. Dentro de la abogacía marcó un hito al ser la primera mujer que creó un despacho laboralista en la España franquista y también lo hizo al ser de las primeras en ingresar en el Colegio de Abogados de Madrid. En el ámbito político se afilió al Partido Comunista de España a mediados de los años 50, cuando la militancia política no era terreno en el que abundase la presencia femenina, y en esa formación mantuvo su compromiso político durante más de 60 años.

Entre sus reconocimientos cabe destacar la Orden de San Raimundo de Peñafort, máxima condecoración en el ámbito de la abogacía y la justicia que le fue concedida en 1985. Un año más tarde le otorgaron la Medalla de Oro del Trabajo, y en el año 2005 recibió el primer premio concedido por la Fundación Abogados de Atocha por su labor frente al despacho de la calle de la Cruz, primer despacho laboralista de nuestro país.

 

La colocación de la placa se ha realizado en cumplimiento de la proposición plenaria aprobada por mayoría en la sesión ordinaria del Pleno del distrito, celebrado el pasado 12 de febrero de 2019.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here