La Operación Chamartín se acerca a su recta final con el visto bueno medioambiental

0
7-1.jpg

 

Comienza la cuenta atrás para el mayor proyecto urbanístico a realizar en la capital en los próximos 30 años. La Operación Chamartín, tras casi 20 años de complicaciones burocráticas, está muy cerca de convertirse en realidad. 

Fue en 1993 cuando se puso en marcha por primera vez este proyecto. Renfe convocaba un concurso para explotar y dotar de uso 610.000 m2 ocupados por las vías de la Estación de Chamartín. Un proyecto que ha ido cambiando a lo largo de los años  y que finalmente se ha convertido en una gran obra que va a transformar la zona norte de Madrid. 

El convenio urbanístico fue firmado el pasado 23 de diciembre de 2008 entre el Ayuntamiento, la Comunidad de Madrid, el Ministerio de Fomento, ADIF, Renfe Operadora y Desarrollo Urbanístico Chamartín (DUCH). 

El mes pasado, la consejera de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, ya anunció que la aprobación del Plan Parcial estaba muy cerca. 

Recientemente el Gobierno de la Comunidad de Madrid ha enviado el plan a la Comisión de Urbanismo, después de haber obtenido la evaluación ambiental favorable. Ahora es este organismo el que tiene que validar el plan urbanístico y remitirlo al Pleno del Ayuntamiento para que se apruebe definitivamente. Por tanto, la esperada Operación Chamartín po-dría llegar a la zona en unos meses si no se produce ningún problema. 

“Hasta ahora nunca se había producido un acuerdo entre las administraciones afectadas”, ha afirmado Ig-nacio González, vicepresidente regional. 
 

Una gran inyección económica

La Operación Chamartín afecta a un terreno de más de 3 millones de m2, que serán divididos en mini proyectos. Todos ellos tendrán que someterse a un informe de evaluación ambiental emitido por la Comunidad de Madrid, para asegurar que se cumplen todos los requisitos ambientales. 

Este proyecto se convertirá en una importante inyección económica para la ciudad. Está previsto que se creen unos 20.000 empleos y supondrá una inversión de 11.000 millones de euros por parte de las tres administraciones implicadas (Comunidad, Ayuntamiento y Ministerio de Fomento). 

Por su parte, la FRAVM (Federación Regional de Asociaciones de Vecinos), ha mostrado sus dudas hacia el proyecto, ya que “ahonda más en el desequilibrio territorial de la ciudad y no soluciona ninguna de los problemas de Madrid”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here