Futuro incierto para los inquilinos de Fernández de la Hoz, 63

0
3.jpg

Los vecinos del número 63 de la calle Fernández de la Hoz continúan esperando una solución que les permita vivir tranquilos. Tras varios años luchando contra el fantasma del desalojo, parece que cada vez está más cerca el momento de partir de sus locales o viviendas.

El calvario de las 27 familias afectadas por la decisión del IVIMA comenzó en marzo de 2003, cuando el propio Instituto de la Vivienda intentó declarar el edificio en estado de ruina inminente. Una pretensión frustrada por la Gerencia Municipal de Urbanismo del A-yuntamiento de Madrid, que desestimó la petición, alegando que los daños que presenta la finca no son más que fruto de la vejez de los materiales y de una falta de mantenimiento continuo. Por este motivo, el 12 de mayo de 2005 requirió que en el plazo de 20 días comenzaran a realizarse las obras de reparación. Más de un año después, esos trabajos siguen sin llevarse a cabo. Eso sí, para completar lo que los vecinos consideran “una cadena de despropósitos”, desde hace varias semanas, un gigantesco andamio decora la fachada del edificio, aunque los obreros aún no han aparecido.

A pesar de todo, vecinos y comerciantes continúan con su lucha. Han tomado la decisión de permanecer en el edificio y no acceder a la oferta de realojo que les propone el IVIMA. Ni siquiera se oponen a la construcción de un nuevo inmueble, pero a cambio sólo piden que se les reconozca su derecho a permanecer en el barrio en el que muchos vivien y trabajan desde hace más de 30 años. De su lado se encuentran el diputado socialista Rafael Gordillo y la concejala socialista del distrito, Car-men Sánchez Carazo, que hace unos días visitó el inmueble. Ahora sólo queda esperar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here