Supuestas irregularidades en la programación del Centro Cultural Galileo

0
2-1.jpg

“El Centro nos ha dejado sin nuestras actividades”. Con estas palabras se quejaba uno de los alumnos del Centro Cultural Galileo que esta temporada se ha quedado sin su curso de música. Como él, otros muchos compañeros. Y es que,  más de 500 personas se han visto afectadas por las supuestas obras de mejora que el Galileo va a llevar a cabo. Al menos, esta es la versión que el centro facilita a los alumnos de los talleres de música, cerámica, restauración y pintura, entre otros. “Son aproximadamente 18 cursos los que este año se han quedado fuera de la programación”, según afirma otro de los alumnos.

A pesar del alto grado de asistencia y participación, estas actividades no han sido incluidas en el listado, que garantiza la reserva de plaza a los alumnos para el próximo curso escolar. 

El profesorado, también afectado
Desde el centro, explican la necesidad de acometer mejoras donde ahora se imparten los cursos condenados a desaparecer, y la propuesta de nuevas actividades para compensar las molestias causadas. Así promete mantener su oferta de 1.500 plazas en diversos talleres. Los nuevos serán compatibles con los ya existentes. 

Los profesores que ahora imparten estas materias esperan ser reubicados en otros talleres, con el comienzo del nuevo curso. Para los alumnos supone algo más. “Serán cursos de informática, de inglés -existe una E.O.I. (Escuela Oficial de Idiomas) en la calle Jesús Maestro, que cubre esta necesidad- dirigidos a gente joven, cuando la media de edad del distrito supera con creces los 50. Además, el centro ya cuenta con la infraestructura necesaria para la buena práctica de los cursos, como por ejemplo el horno en las clases de cerámica, por lo que no entendemos este cambio en la programación”, explica uno de los afectados.

Profesores y alumnos, todos coinciden en un  mismo aspecto: es el único centro cultural del distrito, la única vía de escape para personas que tienen una edad media de 50 años y que han hecho del centro un ámbito de integración, un lugar dónde muchos logran superar problemas de carácter social.  

Elevado a la esfera política
Ya el mes pasado, el vocal de Cultura de Chamberí del grupo socialista, Pablo Reyero, propuso en el Pleno que, a través de la Comisión Permanente de Cultura Juventud y Deportes, se posibilite a las entidades ciudadanas del distrito la participación en la elaboración de la programación del Centro Cultural Galileo. La propuesta fue desestimada por la Junta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here