La Fiscalía archiva la denuncia por desmantelar el memorial de La Almudena

0
Fiscalía memorial La Almudena
Nuevo memorial en el cementerio de La Almudena (@mvalienteots)

La Fiscalía de Madrid ha archivado la denuncia sobre el desmantelamiento del memorial a las víctimas del franquismo  del cementerio de La Almudena

La decisión del Gobierno de José Luis Martínez-Almeida de retirar el memorial a las víctimas del franquismo del cementerio de La Almudena, y sustituirlo por un monumento que recuerde a todas las víctimas que allí fueron fusiladas entre 1936 y 1944, generó polémica entre la oposición -a excepción de Vox- y buena parte del tejido asociativo vinculado a la Memoria Histórica. Tal es el caso de la Asociación Memorialista Ranz Orosas, que presentó una denuncia ante la Fiscalía General del Estado ante el desmantelamiento del monumento. El Ministerio Público remitió el caso a Madrid, cuya fiscalía ha archivado la demanda por el memorial de La Almudena.

Así consta en un escrito en el que la Fiscalía rechaza investigar al Ayuntamiento por el “manejo de fondos públicos” en la retirada del memorial. En la denuncia se alude a la decisión de eliminar las placas con nombres de víctimas del franquismo del muro del camposanto de Ciudad Lineal. Las mismas fueron colocadas antes de que se paralizase el proyecto.

Según el colectivo, el memorial recogería los nombres de cerca de 3.000 personas ejecutadas en los primeros años de la dictadura. Los fusilamientos se produjeron en aplicación de “las sentencias de unos consejos de guerra carentes de las mínimas garantías procesales, incluyendo el más básico derecho a la defensa”, sostiene la organización. Para ésta, es “un deber ineludible de los distintos órganos municipales la defensa de los intereses de las arcas públicas y de la corporación”. Es por ello que la decisión del consistorio produce según la asociación “un daño de mayor gravedad al conjunto de los madrileños”.

No seguía las premisas de imparcialidad

La decisión del Ejecutivo de Partido Popular y Ciudadanos entendieron que el Gobierno de Carmena no cumplió con el acuerdo del Comisionado de Memoria Histórica. “El monumento que se había planeado por el anterior equipo de Gobierno no seguía las premisas de imparcialidad dadas”, señalaban entonces fuentes municipales. Las mismas apuntaban a que el extinto órgano recomendaba que no figurasen nombres en la placa y prevenir de esta manera “nuevos agravios al tratar de evitar otros”.

Ahora Madrid y PSOE-M se negaron a retirar los nombres de más de 300 participantes en checas, centros de detención del bando republicano, del memorial. Ahora, en el mural ya se puede leer: ‘El pueblo de Madrid a todos los madrileños que del 36 al 44 sufrieron la violencia por razones políticas, ideológicas y religiosas. Paz, piedad y perdón’.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here