“Penoso estado” de las instalaciones deportivas en la calle Rafaela Aparicio

0
campo1.jpg

La Asociación de Vecinos de Cárcavas-San Antonio ha denunciado el "penoso estado" en  que se encuentra  las instalaciones  deportivas  municipales de la calle Rafaela Aparicio. Desde el año 2002 y tras la concesión otorgada por el Ayuntamiento de Madrid al Club Deportivo Olímpico de Hortaleza, la entidad vecinal manifiesta que "no se han cumplido ninguno de los requisitos y condiciones de gestión y uso reflejados en la autorización, por parte de la empresa adjudicataria". Esto ha provocado como resultado "el cese de las actividades en el recinto para el perjuicio de todos los vecinos de nuestro barrio", añaden desde la asociación.

Por estos motivos, los vecinos solicitan que sea cancelada la adjudicación y se convoque una nueva licitación de concurso público para la gestión del complejo deportivo. Esta petición ha sido ya remitida a la Junta Municipal para que participen en la elaboración del pliego de condiciones administrativas y técnicas para así mejorar su situación.

Las instalaciones “son un solar”

"Pagamos con nuestros impuestos y que con el paso del tiempo se ha ido deteriorando  llegando a estar cerrada durante más de un año", según Javier Martínez Boto, presidente de la Asociación de Vecinos Cárcavas-San Antonio. En reiteradas ocasiones, se han dirigido para expresarle el mal estado de las instalaciones al concejal presidente, Ángel Donesteve y a la anterior edil, Almudena Maíllo. Según ellos, "no están tan mal y tienen actividad, cuando es un solar, han querido que la ocupen los clubes de fútbol de Canillas o las chicas del Rayo Vallecano, pero el Olímpico de Hortaleza pide un precio elevado", expone Martínez Boto.

En la actualidad, la utilización del recinto se reduce a solo seis horas semanales distribuidas en dos dias y para una veintena de personas, mientras que," en el resto de las instalaciones deportivas del distrito hay niños que tienen que ser rechazados por no disponer de espacio, de hecho muchas de las personas del barrio que quieren jugar al fútbol,  tienen que desplazarse a otras instalaciones", denuncia el presidente de la entidad vecinal.

Iniciativas como subarrendar el bar en el complejo deportivo o instalar un césped artificial, algo que finalmente no se hizo al carecer de drenaje el campo de fútbol, son algunas de las ideas que se han intentado llevar a cabo para reflotar estas instalaciones, que por el momento parece que se encuentran infrautilizadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here