El Pleno aprueba la denominación del Parque Forestal de Valdebebas-Felipe VI

0
fichero_35438_20170302.jpg

El pleno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado el cambio de la denominación del Parque Forestal de Valdebebas que, a partir de ahora, pasará a llamarse Parque Forestal de Valdebebas-Felipe VI. Esta decisión ha sido adoptada por todos los grupos municipales de la Corporación -PP, Ciudadanos, Vox, PSOE y Más Madrid- tras presentar conjuntamente una proposición para la adopción del nuevo nombre del espacio.  

El rey emérito da nombre al Parque Juan Carlos I, tributo que se le rindió en mayo de 1992 para recordarle como el monarca que contribuyó de forma decisiva a la transición de la dictadura a la democracia en España. El rey Felipe VI, madrileño de nacimiento, recibió la Medalla de Honor de Madrid el 10 de mayo de 2004 y ahora tendrá un espacio en la ciudad con su nombre. El Ayuntamiento de Madrid entiende que Parque Forestal de Valdebebas y Felipe VI son términos perfectamente compatibles para el mismo espacio, por lo que todos los grupos políticos lo han aprobado en el Pleno esta mañana.

 

Un pulmón verde para la región

Este espacio se inauguró como Parque de Felipe VI en marzo de 2015 con el Gobierno del Partido Popular; en abril de 2018, con Más Madrid, se rebautizó como Parque Forestal de Valdebebas. El Parque Forestal de Valdebebas-Felipe VI tiene 470 hectáreas (casi cuatro veces la superficie de El Retiro). Es el más grande del área urbana de Madrid y el segundo de la región, después de la Casa de Campo.

Asentado sobre unos antiguos vertederos de escombros, su diseño está inspirado en la imagen de un gran árbol que se puede divisar desde los miradores. En él, se reproducen bosques representativos de la zona centro peninsular e incluye un entorno fluvial, un arboreto, laberinto-mirador, zonas de cultivo en terrazas, un humedal natural y el bosque participativo de los ciudadanos.

Está proyectado con criterios sostenibles, tanto por las especies vegetales plantadas como por la gestión de sus recursos hídricos y acoge un carril bici para bicicletas de montaña y una extensa red de caminos y sendas. Además, cuenta con un recorrido de unos 35 km, que lo convierten en un espacio ideal para la práctica del senderismo y para la observación de aves. 

El parque se ha convertido en refugio de fauna silvestre, ya que se han creado las condiciones adecuadas para su desarrollo y procreación, especialmente de avifauna (anátidas, paseriformes, rapaces) y también de liebres, conejos, topos, zorros y multitud de reptiles y anfibios. Asimismo, reproduce cinco tipos de ecosistemas representativos de la Península Ibérica: Sistema Ibérico, Montes de Toledo, Sistema Central, La Alcarria y La Mancha. En sus 470 hectáreas crecen más de 206.000 árboles y 183.000 arbustos. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here