Vecinos consideran ilegal la antena de telefonía móvil de la calle La Robla, 49

0
6-1.jpg

 

Los vecinos de la zona colindante a la vivienda unifamiliar de la calle La Robla 49, llevan dos años luchando para quitar de ese inmueble la antena de telefonía móvil que lo corona. Sin embargo, este ir y venir de alegaciones contra el proyecto que presentó la empresa France Telecom al Ministerio de Industria, parece que todavía no ha dado los frutos deseados. Los vecinos aseguran que este escrito presenta “varias irregularidades”, como así lo ha explicado a EL DISTRITO el presidente de la Asociación de Vecinos Las Cárcavas, José Andrés Álvaro. Uno de estos errores a los que hacen referencia es que, “habiendo 2 antenas en la vivienda, tan sólo han comunicado una de las radiaciones y no la suma de ambas, como recoge la ley”. De esta forma, Álvaro acusa al Ministerio de “falsedad en documento público por admitir un proyecto plagado de irregularidades”. 

Así, la antena de telefonía móvil acabó instalándose “sin el consentimiento de los vecinos”. No obstante,  los propietarios de esta vivienda “están contentos de tener esta antena, ya que cobran por ello”.

Inmueble irregular
Además de considerar que la citada antena presenta irregularidades, el Departamento Jurídico del Ayuntamiento de Madrid comunicó a los vecinos de la zona que esta edificación requería una regularización de licencia, advirtiendo que su cumplimiento puede suponer la “demolición de lo abusivamente construido, impidiendo los usos indebidos”. Por esta razón, lo que no entiende el presidente de la A.V. Las Cárcavas es que “se haya autorizado la instalación de esta antena si el propio edificio no cumple con la legalidad, por lo que creemos que la influencia de France Telecom ha tenido algo que ver con esto”.
Problemas de salud
Con el objetivo de que desaparezca esta antena, la asociación ha interpuesto una demanda en el juzgado alegando que esta es “insalubre para los vecinos de las casas colindantes”.

Asegura Álvaro que algunos residentes se han quejado de dormir mal, o de presentar un carácter más irascible”.  Y aunque la radiación sea de unos 2,4 GHz, permitida por ley, “estamos luchando para que el Gobierno baje los niveles permitidos, como sucede en otros países europeos”.
 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here