Declaran los doctores Viñals por la tragedia del Madrid Arena

0
arena.jpg

Los doctores Simón y Carlos Viñals, encargados de la asistencia médica en la fiesta de Halloween en el Madrid Arena el pasado 1 de noviembre, comparecen hoy como imputados ante el juez que investiga las muertes de cinco jóvenes en la avalancha humana que tuvo lugar en el evento.

Los abogados de dos de las víctimas han mostrado su deseo de aclarar ante el titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, Eduardo López-Palop, sus dudas sobre la situación legal de Simón Viñals para el ejercicio de la profesión médica a sus 77 años, así como la falta de medios en la enfermería del pabellón.

María José Siñeriz, la abogada de la familia de Cristina Arce, una de las víctimas, se ha preguntado "qué hacía” Simón Viñals en el Madrid Arena, ya que "no se puede ser médico honorífico y ejercer la profesión".

Siñeriz ha criticado un informe aportado por el Colegio Oficial de Médicos de Madrid que reconoce "una irregularidad administrativa" en el ejercicio de la profesión por parte de Viñals en su condición de médico honorífico y ha opinado que este documento es "un churro desde el punto de vista jurídico".

Según los estatutos del órgano colegial, los honoríficos deben cumplir dos condiciones: tener una resolución de la Seguridad Social o tarjeta de pensionista o recibo de estar cobrando la pensión y un certificado de baja en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) que se puede conseguir en cualquier Delegación de Hacienda.

La letrada de la familia Arce ha apuntado que el Samur se encontró en el Madrid Arena con tres chicas en parada cardiorespiratoria sin atender, de acuerdo con dos informes incorporados a la causa.

La noche de los sucesos sólo había tres personas en el botiquín, los doctores Simón y Carlos Viñals y un auxiliar sanitario, ya que había adscrita una cuarta persona a la que le resultó imposible acudir al evento porque tenía un asunto urgente, ha precisado.

En el listado de materiales de la enfermería, que figura en las actuaciones, se incluyen una serie de elementos sanitarios "para gente que está en una situación diferente" a una parada cardiorespiratoria, ha indicado.

Por su parte, Abdón Núñez, el abogado de la familia de Belén Langdon, otra de las víctimas, también ha expresado sus dudas sobre la capacidad de Simón Viñals para el ejercicio de la profesión médica por su avanzada edad. La actuación del médico responsable del evento es "de vergüenza" la noche de los hechos, en opinión de Núñez, quien ha subrayado que "el Samur describe una enfermería sin medios y tres niñas sin atender".

El representante de la familia Langdon ha resaltado que "no hay contrato" entre Simón Viñals y Miguel Ángel Flores, el propietario de la empresa organizadora del evento, Diviertt.

En la comisión de investigación sobre los sucesos del Madrid Arena en el Ayuntamiento de Madrid, el doctor Simón Viñals aseguró que no fue la falta de medios humanos o técnicos, sino un avanzado estado de parada cardiaca, la causa de las muertes de las tres jóvenes.

Viñals explicó que las jóvenes llegaron "a la vez" a la enfermería y presentaban una parada cardíaca "sobrepasada en el tiempo", un dato que consideró esencial, puesto que, señaló, "a los ocho minutos -en ese estado- las posibilidades de recuperación son cero". "Yo no sé cuánto tiempo llevaban estas pobres chicas atrapadas", apostilló Viñals.

Después de los doctores Viñals, comparecerán ante el juez en calidad de imputados el responsable de Madrid Espacios y Congresos en el evento en el momento de los hechos, José Ruiz Ayuso, quien lo hará el martes, y, por segunda vez, el representante de la empresa Kontrol 34, Carlos Manzanares Rodríguez, quien lo hará el miércoles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here